S.D. Eibar

Un eibarrés en el templo de Messi

Ruiz de Galarreta se ha integrado en la cantera del Barca B. / FC. BARCELONA
Ruiz de Galarreta se ha integrado en la cantera del Barca B. / FC. BARCELONA

La buena temporada de Ruiz de Galarreta en el Numancia no ha pasado desapercibida en Barcelona. El conjunto catalán ha abonado los 700.000 euros que tenía el eibarrés como cláusula en las filas sorianas

ANDER HERNÁNDEZ EIBAR.

Iñigo Ruiz de Galarreta ha aterrizado este verano en el filial del Barcelona, que en su regreso a Segunda División tendrá en el centrocampista eibarrés a uno de sus referentes. A Ruiz de Galarreta (Eibar, 06/08/1993) le ha tocado vivir las dos caras de la moneda en los últimos años. En el fútbol todo transcurre muy deprisa, las cosas cambian del blanco al negro de un día para otro y no hay sitio para la memoria. El centrocampista eibarrés pasó de ser considerado una de las grandes perlas de Lezama a verse inmerso en un túnel sin salida que puso fin al sueño de hacerse un sitio en la medular del Athletic mucho antes de lo que hubiese deseado. Las dos lesiones de rodilla a las que tuvo que hacer frente en tan solo un año y la feroz competencia que existía en la medular del conjunto rojiblanco liquidaron sus opciones de triunfar en San Mamés.

Al futbolista eibarrés no le quedó otra que hacer las maletas y buscarse las habichuelas lejos de Bilbao. En los últimos cuatro años, se ha convertido en un trotamundos de la Segunda División. Mirandés, Zaragoza, Leganés y Numancia han podido disfrutar de su exquisito trato de balón.

Cuatro etapas con resultados diferentes, en las que no ha sido capaz de dar con la tecla adecuada para alcanzar la estabilidad. No ha sido hasta esta última campaña en Los Pajaritos cuando se ha vuelto a reencontrar consigo mismo. Y es que Ruiz de Galarreta ha sido el faro del cuadro entrenado por el exrealista Jagoba Arrasate, con quien ha disputado 38 partidos y ha sido nombrado mejor jugador del equipo. Pero el fútbol todavía le seguía debiendo algo y este verano ha terminado de saldar la deuda que tenía con el jugador eibarrés tras su fichaje por el Barcelona B, que ha pagado 700.000 euros al Numancia para hacerse con sus servicios.

Hasta el 2019

Ruiz de Galarreta se ha comprometido con el club catalán hasta 2019 y cuenta con una cláusula de 50 millones de euros. En el Camp Nou consideraban que era uno de los futbolistas con más proyección de la categoría y le ven sobradamente capacitado para comandar la sala de máquinas del filial en su regreso a Segunda División. Cuenta con el visto bueno de Ernesto Valverde, que le conoce de maravilla de su paso por el Athletic, y el estilo de juego del Barcelona le viene como anillo al dedo. Llega al filial catalán para dotar de experiencia y veteranía -acumula 112 partidos en la Liga Adelante- a un equipo integrado en su gran mayoría por jugadores menores de 21 años.

Para un grueso importante de la plantilla, esta será la primera experiencia en Segunda División, de ahí la trascendencia del papel que desempeñará el interior formado en Lezama. Y es que hace falta algo más que talento para sobrevivir en la siempre competitiva Liga 123. En el Barcelona son conscientes de ello.

Ruiz de Galarreta es una de las grandes apuestas de los dirigentes culés junto al 'Choco' Lozano, procedente del Olimpia de Tegucigalpa a cambio de 1,5 millones, y al mediapunta brasileño Vitinho, que realizará la pretemporada con el primer equipo.

Este eibarrés de 23 años -cumplirá 24 dentro de dos semanas- se caracteriza por ser un centrocampista imaginativo, que brilla por la excelente dirección del juego que atesora y su enorme calidad técnica. No obstante, su paso por la categoría de plata le ha fortalecido en las labores defensivas y ha hecho de él un jugador mucho más completo. Tanto es así, que el pasado curso fue el futbolista que más balones recuperó en toda la Liga Adelante -288 intercepciones-, a pesar de que no es un mediocentro destructivo y siempre ha brillado más en la creación.

Ruiz de Galarreta reúne todos los requisitos con los debe contar un centrocampista en el Barcelona. Joaquín Caparrós se quedó maravillado la primera vez que le vio jugar y no dudó en citarle para hacer la pretemporada con el primer equipo del Athletic cuando sólo tenía 16 años, aunque fue Marcelo Bielsa quien le hizo debutar en partido oficial cuando aún no había alcanzado la mayoría de edad -ante el Slaven Koprivnica en la fase previa de la Europa League-. El propio Caparrós llegó a compararle incluso con Xavi Hernández, un referente de la que ahora es su nueva casa y uno de los futbolistas que mejor simboliza el modelo de juego del Barcelona.

Excelentes cualidades

Los que conocen a Ruiz de Galarreta hablan maravillas de él. Siempre ha sido un estudiante brillante y aunque desde muy pequeño ha tenido que convivir con los elogios, nunca le ha gustado llamar la atención. Es un tipo sencillo, que se siente cómodo refugiándose en un segundo plano y mantiene sus amigos de toda la vida. Está acostumbrado a ser un referente en las categorías inferiores del Athletic y no le van a temblar las piernas a la hora de ser uno de los puntales del Barcelona B.

El sueño de poder tener alguna oportunidad con el primer equipo blaugrana todavía está muy lejano y no deja de ser una utopía, aunque tampoco resulta descabellado pensar que Valverde decida llamarle para entrenarse en más de una ocasión con el primer equipo. Es algo muy común hoy en día en los grandes. El simple hecho de cruzarse todos los días con astros como Messi, Neymar o Suárez ya es un logro al alcance de pocos. Sus últimos años no han sido fáciles, pero el destino le tenía reservada una oportunidad que no va a dejar escapar. El de Iñigo es el triunfo de la perseverancia y de haber sabido superar las adversidades que se han cruzado en su camino. Nadie le ha regalado nada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos