S.D. Eibar

El Eibar trata de contener una euforia bien justificada

El Eibar se ha situado a tres puntos del sexto puesto tras su victoria ante el Villarreal. /MORQUECHO
El Eibar se ha situado a tres puntos del sexto puesto tras su victoria ante el Villarreal. / MORQUECHO

La undécima victoria de la temporada y la exhibición de juego de los armeros abren la puerta para aspirar a algo más que la permanencia

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Lograr el billete para Europa es ya oficialmente la nueva ilusión a la que se aferra el Eibar después de lucir sus mejores galas ante el Villarreal. No es un objetivo impuesto, sino un derecho que los armeros se han ganado en el campo a base de victorias, concretamente once, y gracias a un estilo de juego ambicioso que despierta admiración.

Hasta el miércoles, todos en el club se escudaban en que la permanencia aún no estaba asegurada para eludir hablar de aspirar a metas más ambiciosas, pero el tanto de Kike García y el espectáculo ofrecido por los Pedro León, Orellana y el resto de los jugadores azulgranas, modificó por completo el discurso.

«Ahora a soñar», declaró el retornado jugador murciano al término del choque, dando vía libre a lo que ya muchos seguidores armeros llevan haciendo desde que el Eibar sufrió una metamorfosis que le ha conducido a estar a tres puntos del mismo cuadro castellonense que claudicó ante el poderío eibarrés.

Ni las prisas, ni la euforia son buenas compañeras de viaje y, por eso mismo, Iñaki Bea insistió en que hay que «mantener las señas de identidad claras», pero hasta a él mismo le costaba contener un entusiasmo que tiene bases muy sólidas.

Sus cimientos se basan en la unión y la solidaridad de un conjunto en el que los 24 efectivos del plantel reman en la misma dirección, combinado con altas dosis de calidad que poco o nada tienen que envidiar al resto de sus competidores.

Desde la portería hasta esa línea ofensiva que se lleva gran parte de los halagos, todos proponen argumentos más que de sobra para vivir las doce últimas jornadas del campeonato volcados en lograr el que sería el mayor hito histórico del club.

Es difícil no soñar con ello cuando se tiene a jugadores como Orellana y Pedro León, capaces de hacer que los seguidores armeros se lleven las manos a la cabeza maravillados por lo que ven en el césped. En cualquier caso, sería injusto otorgarles a ellos el mérito de lo conseguido hasta ahora, porque el Eibar ha sido capaz de hechizar al público en numerosas ocasiones sin que ellos estuvieran presentes.

Tortas por jugar

Lo que verdaderamente alimenta la ilusión por conseguir lo que se antojaba inalcanzable es que juegue quien juegue, falte quien falte, el rendimiento del equipo no se resiente. Tiene un portero que llegó de urgencia para suplir al que apuntaba a titular, y ahora mismo está entre los mejores del campeonato. Cuenta con una zaga que, tras llevarse todos los palos por el renqueante arranque liguero, ahora resulta un muro casi infranqueable. Presume de un centro del campo que supo neutralizar incluso a la medular del Barcelona, y de una línea ofensiva en la que hay tal competencia que el técnico se ve obligado a dejar en la grada a jugadores del nivel técnico de Iván Alejo. Y todos se pegan por jugar.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos