El Eibar suspira por un golpe de efecto en Anoeta

Mendilibar da instrucciones durante un entrenamiento de esta semana. / MORQUECHO
Mendilibar da instrucciones durante un entrenamiento de esta semana. / MORQUECHO

Con Iván Alejo de nuevo en la lista dos meses después de su lesión, los armeros se animan a tratar de romper su mala dinámica de resultados

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Puestos a elegir, el derbi es el mejor partido posible para lograr ese golpe de efecto que tanto necesita el Eibar para empezar a despegar de su cuello las garras del descenso. Lograr tres puntos de una tacada es algo que el Eibar no recuerda desde el ya lejano 15 de septiembre, cuando una sorprendente arrancada de Gálvez y un remate del propio granadino le permitieron sumar la primera y hasta ahora única victoria de los armeros en casa. Desde entonces acumulan seis partidos consecutivos sin ganar y hacerlo en Anoeta no solo tendría efectos visibles e inmediatos en la clasificación, sino que también se dejaría sentir en la moral de los azulgrana.

Pese a que una semana más tienen que lamentar la ausencia de varios compañeros, entre los que además de los lesionados conocidos también se han sumado Escalante y Dani García, este último por sanción, el optimismo del plantel se ha visto notablemente incrementado con la incursión en la lista de 19 convocados de Iván Alejo. El vallisoletano vuelve a formar parte de una expedición dos meses después de que el pasado 9 de septiembre sufriera una espeluznante torcedura de rodilla en el Sánchez Pizjuán de Sevilla. Las imágenes resultaron ser más graves que la propia lesión y el joven fichado este año del Alcorcón está listo para disfrutar de sus primeros minutos.

Otra cosa es que Mendilibar se los pueda conceder, ya que debido a la acumulación de bajas en la medular ha tenido que convocar al canterano Imanol Sarriegi. El donostiarra va a estar seguro en la lista definitiva y podría incluso tener la oportunidad de vivir un estreno soñado en Primera, como titular y en su propia ciudad natal. Esa opción dependerá de si Christian Rivera supera la última prueba que se le realizará momentos antes del choque para comprobar el estado de su talón de Aquiles.

El de Zaldibar ya dijo que apurará hasta el final, porque sin Fran Rico, sin Dani García y sin Escalante, se quedaría solo con Joan Jordán y Sarriegi como únicos pivotes. Todo un reto para dos jóvenes de 23 y 22 años, respectivamente, que están experimentando sus primeros contactos con la máxima categoría.

Menos dudas hay en cuanto a la configuración de la retaguardia y la línea ofensiva. El sistema defensivo será el mismo, con los tres centrales y dos carrileros con los que viene jugando los últimos partidos, ya que Mendilibar ha visto una mejoría desde que emplea el nuevo dibujo en el campo. La única variación en este sentido podría ser la incorporaciónd de Juncà en lugar del exrealista Cote.

Kike o Charles

Arriba, podría verse de nuevo el triplete formado por Kike García, Enrich e Inui, en busca de los goles que tanta falta le están haciendo al Eibar en este primer tramo de campeonato, aunque no sería descartable que el preparador armero premiara el gol salvador de Charles ante el Levante con una titularidad para el brasileño. Es precisamente ese punto que rescató en Ipurua, y la garra y el amor propio que mostró el cuadro eibarrés para conseguirlo lo que les sirve de acicate para saltar al césped de Anoeta con la convicción de sentirse cada vez más competitivos. En Ipurua no han perdido ante los realistas. En Donostia aún no han conocido la victoria, pero el gol que el pasado año anotó Pedro León en el minuto 93 enseñó que no es un estadio inexpugnable para ellos.

El Eibar anda escaso de goles y es un apartado a mejorar de manera inmediata, pero los rentabiliza muy bien, ya que los cinco que ha marcado le han permitido sumar ocho puntos.

Más

Fotos

Vídeos