S.D. Eibar

Un Eibar más serio, con más brío

Lombán conecta el cabezazo que supuso el único gol del partido. / PHOTODEPORTE
Lombán conecta el cabezazo que supuso el único gol del partido. / PHOTODEPORTE
LA CONTRACRÓNICA

El Eibar fue más fuerte y la línea defensiva estuvo férrea, sin apenas errores ante un Espanyol que solo inquietó en un par de acciones

J.A. REMENTERÍA

El Eibar rompió la racha de seis jornadas consecutivas sin ganar, una trayectoria que empezaba a ser plomiza, desesperante; por fin, ayer, en casa del Espanyol, con un juego convincente, se llevó los tres puntos. El equipo pedía a gritos un cambio, una variación para buscar nuevos bríos y salir del estancamiento en el que, peligrosamente, estaba cayendo. Los 40 puntos pasaron a la historia, son ya 43 y el Eibar está colocado en la zona media alta de la tabla.

Hay que buscar nuevos retos, seguir peleando por estar en puestos más altos. Esta fase de la Liga es como las arenas movedizas, puede engullir y acabar hundiendo en la desesperación, desvirtuando todo lo hecho anteriormente. No hay peor final si así es.

El choque ante el Espanyol era una oportunidad, el Eibar la aprovechó. Era el momento para el relevo. En las jornadas precedentes había jugadores, por ejemplo Kike García, que clamaban por un descanso, viendo su juego. Tras la derrota en casa ante el Alavés era el momento de buscar nuevas alternativas y así lo hizo Mendilibar, que presentó un once en Cornellá con sus matices, con una línea defensiva totalmente distinta a la empleada ante el Alavés.

Lombán, protagonista con el gol; Alejo y Rubén Peña brillaron en su cometido ofensivo

Lo más relevante, fue la presencia de Lombán y Paulo Oliveira en el eje de la zaga, una pareja inusual que ayer fue efectiva. Cumplieron con creces, estuvieron seguros al corte, dominaron el juego aéreo y, encima, Lombán fue el autor del gol de la victoria, de certero cabezazo tras el córner lanzado por Pedro León. La seguridad defensiva fue uno de los valores destacados

Otro detalle a resaltar fue la posición de Rubén Peña en punta. Realizó un trabajo inmenso. Hombre de una polivalencia extrema -juega de lateral en ambos lados, de media punta si es preciso, en banda izquierda y derecha-, en Cornellá fue una de las referencias ofensivas. El abulense ha ido de menos a más, de no tener protagonismo a contar presencia asidua, ha venido jugando de lateral derecho pero cuando la necesidad apremia se ha desenvuelto en la izquierdo. Cumpliendo siempre su cometido con buena nota. Un aplauso. Se lo merece. Un comodín que Mendilibar para sí quiere.

Seriedad, control, superior en juego posicional, rápido en el repliegue defensivo y profundo a la hora de atacar, asi fue ayer el equipo azulgrana. El Eibar en la primera parte dominó, llevó la iniciativa frente a un Espanyol agarrotado, desangelado. Los armeros buscaron el gol y lo encontraron en el minuto 32 con Lombán como goleador rematando un saque de esquina lanzado por Pedro León. El Espanyol no pudo con la presión ejercida por los azulgrana y al descanso el partido era de un efectivo Eibar, que con frescura, con anticipación, levó el partido a su terreno.

El Espanyol lo intentó en la segunda mitad, gozó de alguna que otra ocasión pero el guardameta Dmitrovic volvió a estar acertado en acciones ante Gerard y Sergio García. Una vez más el serbio cubrió con acierto las espaldas de sus defensas, no titubeó a la hora de salir de sus dominios cuando la jugada lo precisaba.

Mención especial para Alejo. Se esforzó lo indecible, trabajó en ambas bandas, aunque su fuerte es la diestra. Sus cabalgadas llevaron peligro y acabó extenuado. Destacó.

Victoria balsámica, regeneradora para recibir este sábado al Getafe, partido que se antoja complicado. Tres puntos muy golosos que esperamos sirvan para emprender otra etapa bien distinta. Los necesitaban el equipo y la afición. A los getafenses se les espera con otra cara.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos