S.D. Eibar

El Eibar cae en Ipurua ante el Barcelona

Partido del Eibar en Ipurua. /Morquecho
Partido del Eibar en Ipurua. / Morquecho

Un Eibar ambicioso cae a manos de un efectivo Barcelona que ha vuelto a contar con ayuda arbitral

LETIZIA GÓMEZ

El Eibar ha puesto las ganas, la ilusión, el juego, la posesión y las ocasiones, pero el Barcelona ha tenido el acierto y la inestimable colaboración del colegiado canario Hernández Hernández, que ya venía con unos graves antecedentes en los dos enfrentamientos previos que había dirigido a los dos equipos y que este sábado ha salido indemne de otro delito de usurpación de protagonismo con resultado de derrota local. Esta vez ni siquiera ha tenido que inventarse penaltis que solo ve él. Su crimen esta vez ha consistido en desesperar a los locales pitando hasta lo que no pasaba y mirar para otro lado cuando era el rival el que cometía las infracciones.

Ante un igual, las provocaciones del árbitro podrían no haber tenido semejantes consecuencias, pero frente al líder, que sin ayudas se basta muy bien solito para ganar a cualquiera, no hay nada que hacer.

La historia ha tenido el final de siempre e Ipurua ha estallado. No por la derrota, ya que cuando Jordi Alba ha sentenciado a falta de dos minutos toda la grada se ha puesto en pie para corear el nombre del Eibar, sino para gritar “basta ya” ante actuaciones arbitrales como la de este trío al que los seguidores armeros enviarían a un congelador. Ellos han destrozado un partido que en muchos aspectos ha sido para enmarcar.

El choque tenía todos los elementos para convertirse en el show del año en la localidad armera. Los técnicos también han puesto todo de su parte para que la ‘performance’ pudiera satisfacer a los presentes, que han tenido que pasar por caja.

Casi todas las estrellas

Al menos, se les ha brindado la oportunidad de ver a todas y cada una de las figuras del Barcelona, que pese a la proximidad de su compromiso de Champions frente al Chelsea, apenas ha dejado balas en la recámara. Ya fuera por respeto al Eibar o porque el cacereño ya no se fía ni de su sombra después de los dos empates consecutivos cedidos frente al Espanyol y Getafe, el caso es que no ha reservado ni a Piqué, que se suponía que aún seguía arrastrando molestias de la lesión que se produjo ante los periquitos, ni tampoco a Iniesta, al que el preparador blaugrana estaba dosificando, en especial tras la el fichaje de Coutinho.

Además del brasileño, la otra de las estrellas adquiridas a precio de caviar de beluga que se ha quedado en el banquillo ha sido Dembelé. Más de 200 millones en el banquillo, Pero ya tenía a Leo Messi y Luis Suárez para sacar llevarse los tres puntos aun sin hacer méritos.

Para hacer frente a este elenco tan luminoso, José Luis Mendilibar ha contado con casi todos los habituales de las últimas jornadas, con la inclusión de Jordán en lugar de Charles, para reforzar el centro del campo sin perder potencial ofensivo.

Y eso es precisamente lo que ha exhibido el Eibar en los primeros minutos de un choque, en el que se ha visto a un líder encerrado en su área. Aunque fuera por un rato, el cuadro azulgrana pareció un grande con capacidad para tumbar al gigante. Ha reclamado el balón como suyo y sin soltarlo en ningún momento se ido presentando en los dominios de Ter Stegen con mucha claridad y mucho peligro. Tanto, que ya en el primer minuto Cote ha generado el primer ‘uy’ de la grada con un cabezazo que se ha marchado por encima del larguero.

Salvo por una efímera visita culé al área local que Rubén Peña ha desbaratado, el acoso al que ha sometido el Eibar a su todopoderoso rival ha sido como el que suele ejercer el propio Barcelona con casi todos sus rivales. El ha acumulado el 72% de posesión en los primeros 20 minutos.

Otro penalti al limbo

Pero claro, mientras que Orellana ha mandado a la grada una buena opción con todo a su favor frente a Ter Stegen, y Kike García tampoco ha logrado concretar otra buena aproximación eibarresa, Luis Suárez sí ha tenido la determinación y la clase para finiquitar con éxito un contragolpe. Una llegada, un gol.

Eso sí, solo tres minutos antes de que el uruguayo adelantara a los catalanes rebasado el primer cuarto de hora, el árbitro canario Hernández Hernández, el de los dos penaltis inexistentes de la última jornada del año pasado en el Camp Nou y también el de la primera vuelta, se ha hecho el sueco para no tener que pitar un claro agarrón de Busquets en el área. Nada nuevo.

Noha sido la única tropelía de este colegiado hacia los eibarreses, que podían haber equilibrado el marcador con un remate de Orellana que se ha pegado en el larguero solo cuatro minutos después del gol de Suárez, aunque justo antes del descanso Messi también se ha quedado sin poder ampliar su cuenta ante los armeros al estrellar un balón en el poste.

Ha sido en la segunda parte cuando Hernández Hernández se ha hecho con el papel de actor principal sin que nadie le pague por ello. Mientras no veía ninguna de las faltas del Barcelona, y eso que Piqué y Busquets se han puesto finos con Kike García, pitaba hasta el más mínimo empujón de los armeros, lo que lógicamente ha ido desquiciando a los eibarreses.

Y para colmo se ha cargado lo que quedaba de partido al expulsar a Orellana en el minuto 67 por desviar con desdén un balón tras una falta que le ha costado otra amonestación a Diop. La rabia ha ido expandiéndose por Ipurua, y más después de que Luis Suárez hiciera lo mismo sin recibir castigo alguno, mientras Mendilibar también ha sido enviado a la caseta por el colegiado por empujar levemente el balón en la banda.

Si ya de por sí es casi imposible no perder con el Barcelona, con un aliado así para los culés resulta una quimera total. Así que casi por inercia, los catalanes han anotado el gol que ha sentenciado el choque a solo dos minutos del final por medio de Jordi Alba, que ha aprovechado un rechace de Dmitrovic a disparo de Messi. Ha sido la gota que colmó el vaso de la paciencia de la afición azulgrana, que pañuelos en mano han pedido a gritos la ‘nevera’ para un árbitro con una lista de agravios demasiado extensa.

0 Eibar

Dimitrovic, Peña, Arbilla, Ramis (Lombán, min. 46), José Ángel, Orellana, Dani García, Diop (Escalante, min. 74), Inui, Jordán (Charles, min. 83) y Kike.

2 Barcelona

Ter Stegen, Sergi Roberto (Semedo, min. 90), Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Busquets, Rakitic, Iniesta (Coutinho, min. 63), Paulinho (Aleix Vidal, min. 74), Messi y Luis Suárez.

ÁRBITRO
Hernández Hernández (canario). Expulsó a Orellana por doble amarilla (min. 66) y a Mendilibar (69). Amonestó a Iniesta, Diop.
GOLES
0-1: min. 16, Luis Surez. 0-2: min. 88, Jordi Alba.
INCIDENCIAS
Estadio de Ipurua. 6.760 espectadores. La mayor entrada de la historia del Eibar en Ipurua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos