SD Eibar

El Eibar apremia a Mendilibar para que decida si continúa

José Luis Mendilibar entra ayer en la sala de prensa de Ipurua ante varios periodistas japoneses desplazados para el partido de hoy ante el Real Madrid. / MORQUECHO
José Luis Mendilibar entra ayer en la sala de prensa de Ipurua ante varios periodistas japoneses desplazados para el partido de hoy ante el Real Madrid. / MORQUECHO

El club necesita saber si el técnico tiene intención de seguir para cerrar diversas operaciones de futbolistas

LETIZIA GÓMEZ

El deseo de José Luis Mendilibar de esperar a que termine la Liga para comunicar su decisión sobre su futuro será difícil que se cumpla. El Eibar tiene prisa por conocer sus intenciones, porque de ello dependen algunas de las operaciones que el club tiene en mente llevar a cabo, y le han pedido que se pronuncie lo antes posible.

La inquietud de los dirigentes armeros está más que justificada, no solo porque los rumores sobre el posible interés de la Real y del Athletic por hacerse con los servicios del de Zaldibar crecen día a día, sino porque algunos jugadores parecen insistir en supeditar su continuidad a la del entrenador.

Pedro León, por ejemplo, siempre ha dejado claro que vino aquí por él y en su momento llegó a decir que no tendría sentido seguir en el EIbar si el vizcaíno no estuviera en el banquillo, un mensaje que esta misma semana ha suavizado después del cariño que ha sentido por parte del club y de los aficionados durante los más de ocho meses que ha permanecido lesionado.

Los nervios se han desatado en los despachos del club después de que el Betis se haya interpuesto en la renovación de un Takashi Inui que, pese a que se había comprometido verbalmente a firmar su continuidad, parece que quiere tener la seguridad de que su gran valedor va a seguir siendo su entrenador antes de estampar su firma.

El japonés va a tener que seguir esperando para conocer la respuesta, porque ayer mismo en la rueda de prensa previa al choque ante el Real Madrid, José Luis Mendilibar rechazó sentirse presionado porque haya jugadores que puedan estar ralentizando las suyas por él. «Yo podría decir lo mismo, y querer saber ya si éste u otro futbolista va a firmar. No sé si ha habido un jugador que haya dicho eso, pero no me siento presionado».

No hay forma de sacarle ni una palabra más sobre su ansiada renovación, aunque es consciente de que es uno de los principales activos del club. Y es que tras la gran trayectoria firmada en las tres temporadas que lleva en el equipo armero, su mera presencia puede facilitar que jugadores de renombre recalen en Ipurua, como ocurrió en el caso de Pedro León.

Y lógicamente, el Eibar no se puede permitir el lujo de esperar hasta mayo para poder poner en marcha su proyecto de cara a la próxima temporada, porque hay jugadores que terminan contrato y que, como pasa con Inui, resultan todo un caramelo para el resto de clubes, porque quedaría libre sin un traspaso que abonar, porque su rendimiento deportivo ha crecido mucho bajo su batuta y por la gran atención mediática que despierta aquí y sobre todo en Japón, un país de 127 millones de habitantes, con cada vez más adeptos al fútbol.

Japoneses de azulgrana

No había más que ver la sala de prensa de Ipurua ayer para comprobar el interés que genera el nipón. Había muchos más periodistas de lo que suele ser habitual, algo normal cuando el rival de turno se llama Barcelona y, sobre todo, Real Madrid. Lo que ya no es tan usual es encontrar a un grupo de siete japoneses, cámara y ordenador portátil en mano, ataviados con bufandas y camisetas del Eibar.

No hicieron ninguna pregunta pero prestaron especial atención a las cuestiones que se le plantearon al técnico sobre el japonés, que durante esta semana ha arrastrado molestias por un golpe en el pie sufrido en Riazor. El de Zaldibar aseguró que Inui «está bien, como el resto», apuntó.

El nipón no pareció muy contento al terminar el entrenamiento, pero el entrenador armero negó que el jugador estuviera «frustrado» y también que le haya pedido algo diferente de cara a este partido. «Jugamos contra el Madrid, pero es un partido más. No se le pide nada especial. Especiales son los que estarán en frente. Que haga lo de siempre. Si le pidiera más que hasta ahora me engañaría a mí mismo».

Se le recordó las palabras que el día anterior había dicho Pedro León sobre su compañero, sobre que si además de jugar como juega marcara goles, no jugaría en el Eibar. Mendilibar añadió que «si solo metiera goles quizás no haría jugar al equipo, porque al que mete le cuesta jugar para el equipo. Lleva récord de goles y quedan partidos. No es un delantero nato».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos