S.D. Eibar

El Eibar ya piensa en reforzarse en invierno

Pedro León, en un entrenamiento en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO
Pedro León, en un entrenamiento en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO

Inquieta la posibilidad de no poder contar con Fran Rico y Pedro León. La evolución de sus respectivas lesiones determinarán el número de fichajes que el club armero pueda realizar de cara a la segunda vuelta

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

El Eibar no es muy amigo de recurrir al mercado de invierno, porque la oferta suele ser escasa y poco atractiva, pero las circunstancias le pueden dejar sin otra opción. No se trata tanto de suplir los fichajes que por ahora no están ofreciendo el rendimiento esperado, porque en la entidad entienden que aún es demasiado pronto para extraer conclusiones. La principal preocupación reside en saber si Fran Rico y Pedro León van a poder estar en condiciones de jugar en la segunda vuelta. De la evolución de sus respectivas lesiones dependerá el número de jugadores que Fran Garagarza buscará para reforzar el plantel.

Los planes del Eibar contemplaban comenzar el campeonato con dos jugadores por puesto y hasta con cinco efectivos para la medular, pero la plaga de lesiones han dejado a la escuadra azulgrana con solo 19 jugadores disponible de los 24 que José Luis Mendilibar tiene a su cargo.

Y lo peor es que en varios casos no hay un plazo concreto para su vuelta a los terrenos de juego y se corre el riesgo incluso de que sus procesos de recuperación se eternicen, de modo que el club armero ya empieza a asumir que en lugar de 'repescar' a los que tiene dentro, va a tener que fichar fuera.

El caso más comprometido es el de Fran Rico, que mañana se pondrá en manos del doctor Mikel Sánchez en Vitoria para ser operado, ya por quinta vez, de la osteocondritis que padece en la rodilla derecha. En función del resultado de la operación y del plazo estimado para su recuperación, el Eibar tendrá que tomar la decisión de tener que cubrir su ficha con la de un jugador que sí pueda aportar y ayudar al equipo.

Otro tanto de lo mismo sucede con Pedro León. Las molestias por la cicatrización surgida tras la operación a la que fue sometido en mayo persisten y, después de comprobar que el tratamiento conservador que se le ha llevado a cabo en las últimas semanas no ha sido efectivo, se ha iniciado un tratamiento más invasivo con plasma rico en factores de crecimiento que esperan le permita recuperarse en un plazo estimado de entre seis y ocho semanas. Pero si este último recurso no tiene éxito, la única salida que quedaría sería volver a pasar por el quirófano y, en ese caso, el plazo de recuperación se extendería aún más y también habría que buscar un recambio para el murciano.

Al menos, los servicios médicos son más optimistas en lo que respecta al total restablecimiento de Yoel Rodríguez e Iván Alejo, mientras que Ramis podría regresar después del parón liguero de la próxima semana.

A vueltas con Nano

El que sí parece que se ha recuperado de los problemas físicos que surgieron durante la concentración en tierras austríacas es Nano Mesa, que ha tenido que esperar a la sexta jornada para debutar con el Levante, club al que fue cedido hasta el final de la presente campaña. El tinerfeño saltó al campo cuando su equipo ya perdía por 0-2 ante el Betis y tuvo una actuación tan gris como la del resto de sus compañeros, que acabaron cayendo por 0-4.

El caso es que el nombre del delantero sigue estando muy presente en Tenerife. Ayer, el presidente de la entidad chicharrera, Miguel Concepción, aseguró en Ser Tenerife que «el Eibar quiso vender a Nano, pero nosotros lo queríamos cedido. Al final el jugador dio el visto bueno para ir al Levante». Pero según fuentes consultadas, el Eibar solo contemplaba la opción de cederlo, pero a cambio de que el club elegido se hiciera cargo de la ficha y de parte de la amortización de su fichaje, una propuesta que la entidad canaria rechazó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos