S.D. Eibar

El Eibar eclipsa con su poderío ofensivo

Charles tras marcar el único gol del encuentro que ha dado la victoria al Eibar en la Rosaleda./Nito Salas
Charles tras marcar el único gol del encuentro que ha dado la victoria al Eibar en la Rosaleda. / Nito Salas

Un cabezazo del exblanquiazul Charles otorga el primer triunfo ante un Málaga falto de recursos

LETIZIA GÓMEZ

Mientras parte del mundo se protegía los ojos para presenciar el espectacular eclipse solar, el Eibar tapó la luna que brillaba sobre La Rosaleda con una exhibición ofensiva. El poderío atacante armero se saldó con el gol que Charles anotó al inicio de la segunda parte, pero el partido bien pudo terminar con un resultado más amplio para los eibarreses, que desnudaron por completo las carencias de un Málaga aún por construir.

Existía una gran expectación por conocer el primer once que presentaría José Luis Mendilibar y, como casi siempre, el de Zaldibar se dejó alguna que otra carta escondida en la manga para tratar de trastocar los planes de Míchel. Era de esperar que hubiera muchas caras nuevas porque también fueron muchos que se habían quedado en casa aquejados de diferentes lesiones, o como en el caso de Gonzalo Escalante, porque arrastraba una sanción de la anterior temporada. Las previsiones no fallaron y, finalmente, cinco de las seis incorporaciones veraniegas posaron en la primera foto de los elegidos para tratar de buscar los primeros puntos de la campaña.

El único que se quedó en el banquillo fue Iván Alejo que, pese a causar una grata sensación en pretemporada, tuvo que resignarse a dejar su puesto al todoterreno Rubén Peña, un jugador al que el técnico armero alabó en vísperas del partido. Los nuevos que sí tenían el puesto prácticamente asignado eran Paulo, el fichaje de lujo para cubrir el socavón dejado por Lejeune, así como Cote en el lateral izquierdo y Joan Jordán, otra de las sensaciones del verano, formando pareja con el capitán Dani García.

La primera alineación del Eibar también resolvió la incógnita sobre quién sería elegido para defender la portería azulgrana y la responsabilidad recayó en Marko Dmitrovic, que tras llegar de urgencia para suplir la grave lesión de Yoel, ha enviado al banquillo a Riesgo.

Gol con la mano de Charles

También se hizo un hueco en el once Charles Días, hasta hace nada jugador del Málaga, que ocupó la plaza reservada en teoría para el renqueante Enrich. El brasileño puso todo su empeño y algo más para intentar convertirse en protagonista y lo consiguió. Primero porque emuló a Maradona y se ayudó de su mano para marcar un gol que, a diferencia de lo que le ocurrió al ‘Pelusa’ en el Mundial 86, el árbitro anuló. Pero después de muchos intentos fallidos, el brasileño llegó, marcó y otorgó el primer triunfo para su nuevo equipo.

0 Málaga

Roberto; Rosales, Baysse, Luis Hernández, Diego González (Jony, m. 59), Juan Carlos; Juanpi (Ontiveros, m. 66), Recio (En-Nesyri, m. 82), Kuzmanovic; Adrián y Borja Bastón.

1 Eibar

Dmitrovic; Capa, Paulo Oliveira, Ramis, José Ángel; Rubén Peña (Sergi Enrich, m. 75), Jordán, Dani García, Inui; Charles (I. Alejo, m. 66) y Kike (Rivera, m. 85).

goles
0-1, M. 57: Charles.
árbitro
Medié Jiménez (Colegio Catalán). Mostró tarjetas amarilla a los malaguistas Diego González (m. 44) y Jony (m. 89), y a los futbolistas del Eibar Charles (m. 2), Kike (m. 31) y Alejo (m. 85).
incidencias
Partido correspondiente a la primera jornada de Liga de Primera División diputado en el estadio de La Rosaleda ante 28.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por las víctimas del acto terrorista de Barcelona.

No fue ni mucho menos la única ocasión franca que el Eibar fabricó en una primera mitad en la que, salvo en momentos puntuales, tuvo en sus manos a un Málaga ramplón en tareas defensivas, especialmente por su flanco izquierdo, donde Inui causó auténticos estragos. Para ver repetido el control que realizó tras un cambio de orientación de Jordán y el pase en paralelo que le sirvió a un Charles que no llegó a rematar ante Roberto. Viendo el carril que tenía libre de peaje, el japonés volvió a la ofensiva instantes después y volvió a regalarle otro pase de oro al ariete brasileño, que se topó con el meta malacitano. Y aún hubo tiempo para un disparo lejano con intención del nipón, y otro remate que Roberto detuvo al carioca justo antes de que se acabara una primera parte esperanzadora.

Superioridad manifiesta

Las expectativas se vieron satisfechas con un incisivo inicio que se vio recompensado con un tempranero gol del que más lo había intentado. Aunque su conexión con Inui había funcionado de maravilla, la que realmente dio los frutos esperados fue la que estableció con Cote, que envió un servicio tan bueno al corazón del área que el brasileño no quiso desperdiciar, aunque para ello le tuvo que ganar la partida por alto al central que le sacaba una cabeza.

Fue una afrenta para el Málaga, que quiso replicar con un disparo lejano del ex goleador armero Borja Bastón, pero Dmitrovic, muy seguro en las pocas veces que los locales habían logrado perturbarle, envió a córner con la yema de los dedos.

De ahí al final, el Eibar supo proteger un premio que buscó con más ahínco y más recursos que su rival.

Fotos

Vídeos