S.D. Eibar

El Eibar continúa imparable en 2018

El Eibar continúa imparable en 2018

Logra su sexta victoria de siete posibles al remontar el tanto inicial canario con los goles de Orellana y Enrich

LETICIA GÓMEZ

La vida sigue igual para el Eibar tras el cambio de año. Después de cerrar el 2017 con una envidiable racha de seis victorias y un empate, la escuadra azulgrana volvió a las andadas y se apuntó un nuevo triunfo con remontada incluida frente a un Las Palmas al que el efecto Paco Jémez solo le duró 45 minutos.

Quizás faltó el brillo de choques anteriores, pero en cuanto a los amarillos se les gastó la pila, los armeros cambiaron de marcha y gracias a la providencial salida al campo de un Orellana hambriento de goles y un Sergi Enrich no menos famélico dieron la vuelta al marcador para recoger, aunque fuera con unas horas de retraso, el regalo de Reyes que habían ido a buscar a Gran Canaria con toda la ilusión del mundo.

Mendilibar quería que nada cambiara, que todo siguiera igual y lo que vio es que los jugadores que ya tenía antes tienen la confianza por las nubes y que los que han venido no están dispuestos a quedarse atrás. Diop se quedó sin jugar, pero Orellana vivió el estreno soñado por cualquier jugador. Salir y marcar.

El Eibar sigue imparable también en el 2018 y tras alcanzar los 27 puntos ahora sueña despierto, porque se lo puede permitir, con ganar por primera vez al Atlético de Madrid.

Un partido para pacientes

Mientras Ipurua se cubría con un fino manto de nieve, en el Estadio Gran Canaria tiritaban de frío con los 15 grados que marcaba el termómetro. Una temperatura que, por otro lado, se antojaba ideal para que el Eibar pudiera solventar el primer obstáculo del año ante un rival revolucionado por la llegada de un nuevo técnico. En apenas una semana Paco Jémez parecía haber conseguido recuperar la ilusión de sus jugadores, aunque por el aspecto que presentaban ayer las gradas del feudo amarillo, todavía le queda un largo trecho para recobrar el apoyo de los aficionados.

Los armeros sabían que se iban a encontrar a una UD muy necesitada e incisiva, que como ocurrió en el choque copero ante el Valencia, se iba a vaciar físicamente. Era, por tanto, un partido que requería temple, estar bien posicionado y sobre todo paciencia, mucha paciencia. Y quizás por eso mismo, no se vio esa salida explosiva a la que los azulgranas habían acostumbrado a sus aficionados en esas últimas citas.

De hecho, hubo que esperar 13 minutos largos para apuntar el primer remate a portería de los visitantes, porque hasta entonces se habían centrado en tratar de bloquear el ímpetu inicial de los canarios, que sin llegar a crear peligro, sí que trataron de apretar las tuercas. El problema es que el cabezazo de Inui a centro de Capa que Chichizola envió a córner con ciertos apuros resultó ser la única acción susceptible de convertirse en algo más que los eibarreses llegaron a trazar en toda la primera mitad.

Y no es que el cuadro canario pusiera mucha más carne en el asador, pero cuando se está con agua al cuello lo primordial es aprovechar al máximo las ocasiones, y el conjunto canario no desperdició la mejor de todas, un penalti indiscutible cometido por Arbilla. No es habitual ver al navarro descolocado, pero en esta ocasión llegó muy tarde para frenar la internada de Hernán Toledo, y en su intento de despejar el balón arrolló al argentino y además de la pena máxima se ganó la quinta amarilla que le impedirá ser de la partida el próximo sábado (18.30 h.) ante el Atlético de Madrid. Había que marcarlo y Jonathan Viera, con mucha pausa y mucha tranquilidad, dejó sentado a Dmitrovic.

El Eibar amagó con empatar justo antes del descanso tras un robo de balón de Iván Alejo a cuyo centro no llegó nadie, pero por lo que se vio después, los armeros parecían tener su inspiración reservada para la segunda mitad, aunque lo cierto es que fue la superioridad física armera, la grave lesión de Samper y esa capacidad resolutiva a la que también se ha sumado Fabián Orellana nada más poner un pie en el césped lo que provocó que los amarillos hincaran la rodilla.

Desde que arrancó la reanudación se pudo ver que a los de Paco Jémez les iba a hacer falta ayuda divina para proteger un exiguo botín que no reflejaba los verdaderos méritos de ambos. La UD, que ya sufrió un severo desgaste en el choque copero del miércoles, se fue desinflando sin remedio y se quedó definitivamente sin fuerzas cuando Sergi Samper, uno de los beneficiados por la llegada del nuevo técnico, sufrió una fuerte torcedura de tobillo en una acción fortuita con Joan Jordán.

Providencial debut

Un hecho que coincidió en el tiempo con la salida al campo de Fabián Orellana para vivir su ansiado estreno como jugador azulgrana. El chileno no llevaba siquiera dos minutos en el campo cuando aprovechó un acrobático envío de Charles desde el palo largo para llevar las tablas al marcador anotando su primer gol a las primeras de cambio. Mejor, imposible.

La UD Las Palmas solo necesitaba un soplido para venirse abajo y sin duda el gol del nuevo refuerzo armero resquebrajó por completo sus cimientos, pero lo de verdad supuso un vendaval que derribó hasta el último ladrillo fue el cabezazo de Sergi Enrich a centro de Cote que les dejó si quiera con el punto que casi ya daban por bueno.

Dos centros buenos al área y dos goles. Máxima rentabilidad para una escuadra que se sale y a la que ahora le sale todo, como antes no le salía nada.

El triunfo pudo haber sido incluso más amplio si el colegiado González González no se hubiera hecho el sueco ante el penalti más evidente que se ha visto en lo que va de Liga. Inui lo hizo todo bien, controló un envío en largo y recortó a la perfección a Ximo Navarro, pero el colegiado no quiso ver que el defensa casi le amputa la pierna al japonés de lo que se la estiró.

Al menos no hay que lamentarse más de lo debido porque no impidió que el Eibar se llevara un sabroso triunfo, pero sí permite comprobar de nuevo lo díficil que resulta que a los azulgranas les concedan incluso lo que les corresponde. Ahora toca disfrutar de los 27 puntos con los que ya ha igualado aquella brillante primera vuelta de su estreno en la categoría y con seis vitorias en siete partidos, el equipo de Mendilibar se ha puesto muy serio.

1 UD Las Palmas

Chichizola; David Simón, Ximo Navarro, Bigas (Lemos, min. 29), Dani Castellano; Samper (Javi Castellano, min. 71), Peñalba; Hernán Toledo, Jonathan Viera, Momo (Tana, min. 67); y Calleri.

2 S.D. Eibar

Dmitrovic; Capa (Rubén Peña, min. 60), Oliveira, Arbilla, Cote; Alejo (Orellana, min. 71), Dani García, Joan Jordán, Inui; Sergi Enrich (Escalante, min. 80) y Charles.

Goles
1-0, min. 32: Jonathan Viera, de penalti. 1-1, min. 73: Orellana. 1-2, min. 77: Sergi Enrich.
Árbitro
José Luis González González (Comité Castellano-Leonés). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores locales Dani Castellano (min. 42), Hernán Toledo (min. 57) y Lemos (min. 63), y a los visitantes Sergi Enrich (min. 18), Arbilla (min. 31) e Inui (min. 84).
Incidencias
partido de la decimoctava jornada de LaLiga Santander disputado este sábado en el Estadio de Gran Canaria ante 12.059 espectadores.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos