SD Eibar

Del cielo de Ipurua al infierno de Riazor

Dani García y Diop se perfilan como la pareja de pivotes en el eje central del mediocampo del Eibar hoy en Riazor. Al fondo, Capa. / FÉLIX MORQUECHO
Dani García y Diop se perfilan como la pareja de pivotes en el eje central del mediocampo del Eibar hoy en Riazor. Al fondo, Capa. / FÉLIX MORQUECHO

El Eibar defiende ante el Deportivo sus aspiraciones europeas en un estadio donde nunca ha puntuado

LETIZIA GÓMEZ

El Eibar ya tiene reservado su billete para seguir viajando en Primera el año que viene y ahora también quiere adquirir el ticket que le mantenga subido al tren que conduce a Europa. Sobrepasada la estación de la permanencia, la siguiente parada se encuentra en Riazor, donde le espera un Deportivo que vislumbra la luz al final del túnel pero sin poder avanzar hacia ella.

Mientras el Eibar afronta esta nueva cita subido en una nube surcando los cielos, el cuadro coruñés se ha quedado encerrado tras los barrotes del infierno después de once semanas consecutivas sin un triunfo que llevarse a la boca. Pese a esa negativa racha, sigue teniendo la salvación a solo dos puntos de distancia, aunque consciente de que la lucha por evitar los tres puestos de descenso es cosa de cuatro, salvo hecatombe de los que les preceden, situados a diez o más puntos.

Es un contraste de objetivos y también de estados de ánimo, porque así como la victoria armera ante el Villarreal ha supuesto la constatación de la gran fortaleza azulgrana, el 3-0 sufrido por los gallegos en Getafe no ha hecho sino ahondar más una herida que lleva mucho tiempo supurando.

El Eibar piensa en el presente, en ir partido a partido, pero sin olvidar que hace solo cuatro días se partió el lomo para ganar a un rival directo y sin poder evitar mirar de reojo a la visita del Real Madrid el próximo sábado a las 13.00 horas.

Un reto que aviva la conveniencia de obtener un triunfo inédito en el feudo herculino, allí donde ha perdido en las tres ocasiones en las que se ha presentado. Cada gol, cada victoria, valdrá su peso en oro a partid de ahora, porque la lucha por Europa está tan candente que un par de tropiezos supondrían perder posiciones y parte de las esperanzas.

Rotaciones

Por la cabeza de los eibarreses solo pasa seguir tan fuertes y con la misma ambición que hasta ahora, independientemente de quién ocupe cada posición en el once. Con Sergi Enrich y Fran Rico fuera de las lista por lesión, y Yoel, Capa, Ramis y Jovanovic sin viajar por decisión técnica, Mendilibar se dispone a realizar otra oleada de cambios para dosificar fuerzas.

Las rotaciones podrían afectar incluso a Orellana y Pedro León, quienes tras deslumbrar ante el Villarreal apuntan al banquillo para actuar de revulsivo en caso de necesidad. Iván Alejo e Inui recogerán gustosos los testigos con intención de ser ellos los que se luzcan en esta ocasión.

Los cambios también afectarán de manera importante a la defensa, donde Arbilla sería el único en repetir, acompañado por Rubén Peña y Cote en los laterales y por Paulo en el eje de la zaga.

En la medular Dani García parece insustituible, aunque en lugar de formar con el capitán y Pape Diop, cuyo regreso parece seguro, el de Zaldibar podría optar por emparejar al senegalés con Escalante, como ya ocurrió en San Mamés con buen resultado. También se atisba un pequeño retoque arriba. En lugar de volver a exigir un nuevo esfuerzo a los dos delanteros que tanto corren y pelean, dispone de la alternativa de utilizar a Joan Jordán de enganche, ya sea para Kike García o para Charles.

Todos cuentan con la total confianza de Mendilibar, al que se lo han metido en el bolsillo a base de un intenso trabajo reflejado luego reflejado en espectaculares partidos en el campo.

El Deportivo, en cambio, no para de hacer experimentos sin que ninguno le funcione. Ni en el verde ni en el banquillo, donde ya van por su tercer entrenador. Los de Clarence Seedorf afrontan una nueva final en su triste batalla por la permanencia, en la que se han metido de lleno después de una pésima racha de once partidos sin ganar, los cinco últimos sin marcar goles, algo que solo le había pasado una vez en todas sus participaciones en Primera División.

Solo los traspiés de sus rivales directos le mantienen con vida ya que, a pesar de sus paupérrimos números y de ser el más goleado de la categoría, está a solo dos puntos del Levante y del Las Palmas.

Un punto con Seedorf

El técnico holandés se sentará en el banquillo por quinta ocasión y por ahora solo ha sido capaz de aportar a la cuenta del Deportivo un punto, el que le dio la semana pasada su empate ante el Espanyol (0-0). La aparente solidez que tuvo en el partido con el conjunto catalán, en el que mereció el triunfo -falló un penalti y mandó dos balones al poste- se diluyó en la cita contra el Getafe entre semana (3-0).

En ese choque perdió además por sanción a Pedro Mosquera, que vio su quinta amarilla de la temporada, mientras que por lesión tiene las bajas seguras de Guilherme dos Santos y Fede Valverde. Está pendiente de la evolución de Raúl Albentosa, que tiene opciones de recuperarse a tiempo para el partido contra sus excompañeros. Se anuncia revolución total en el once, al que regresarían jugadores como Bóveda, Florin Andone, Sidnei, Fernando Navarro y Çolak, entre otros.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos