S.D. Eibar

La falta de acierto condena al Eibar frente al Athletic

Partido muy disputado en Ipurua entre Eibar y Athletic. / MORQUECHO
Partido muy disputado en Ipurua entre Eibar y Athletic. / MORQUECHO

Aduriz aprovechó una de las escasas ocasiones del Athletic, que supo mantener su ventaja

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

El futbol consiste en un juego en el que 22 jugadores dan patadas a un balón con el fin de meterla en la portería contraria. Da igual si llegas 20 veces y el rival una. Si con eso le vale para marcar se lleva los tres puntos dejando al otro con cara de tonto. A groso modo ése es el resumen que se puede hacer del frustrado estreno de la S.D. Eibar en Ipurua, donde embotelló al Athletic de Bilbao en varias fases del partido y dispuso de hasta media docena de opciones para anotar. Pero mientras que los armeros no encontraron la manera de superar a un Kepa inexpugnable, los rojiblancos dieron en la diana en su primera y casi única aproximación gracias al certero remate de Aduriz, el que casi nunca falla. Cuatro meses después de su última visita, el Athletic arruinó el estreno azulgrana con el mismo resultado.

Con el cartel de no hay billetes colgado desde hace días en las taquillas, Ipurua presentó el aspecto esperado, un lleno hasta la bandera con bastantes más seguidores del Athletic de lo que cabía esperar. O muchos socios cedieron sus carnets a amigos y familiares del otro lado del autopista, o buena parte de las entradas que el club se guarda para sus compromisos con los patrocinadores terminaron en manos de seguidores rojiblancos, porque además de las 224 que se remitieron a la entidad bilbaína hubo al menos otro medio millar de aficionados visitantes intercalados con los locales.

Todos convivieron en armonía antes en unas horas previas plenas de buen ambiente pese a la incordiante lluvia que, curiosamente, se detuvo justo cuando sonó el pitido inicial para dejar paso a unos tímidos rayos de sol que, al menos de inicio, sentaron bastante mejor a los azulgranas, que salieron en tromba dispuestos a dejarle claro al Athletic quién manda en Ipurua.

El Eibar protagonizó unos primeros minutos que recordaron mucho a esos partidos de la pasada temporada en los que los de Mendilibar salían con su potencia eléctrica activada al máximo, logrando sorprender a sus rivales con goles bien madrugadores. La diferencia estuvo en que ayer no tuvieron ese acierto, y no fue porque no lo intentaron.

0 S.D. Eibar

Dmitrovic, Ramis, Capa, Inui, Peña, Paulo, Dani García, Cote, Kike G, Charles, Jordán

1 Athletic de Bilbao

Arrizabalaga, Bóveda, Saborit, Laporte, San José, Williams, Aduriz, Vesga, Raúl García, Córdoba, Núñez

Cambios eibar
Bebé por Rubén Peña, en el min. 46. Sergi Enrich por Inui, en el min. 63. Rivera por Dani García, en el min. 84.
Cambios Athletic
Muniain por Córdoba, en el min. 66. Lekue por Williams, en el min. 80.
gol
0-1, min. 39. Aduriz.
Árbitro
José María Sánchez Martínez, del colegio murciano. Expulsó al azulgrana Joan Jordán en el minuto 90 después de que ya le hubiera mostrado la primera amarilla en el minuto 49. Además, amonestó al local Kike García (m. 24) y al visitante Bóveda (m. 81).
Incidencias
5.932 espectadores asistieron a la jornada inaugural en Ipurua, en la que además de los cerca de 800 seguidores rojiblancos, también se vieron caras conocidas como la de Javier Clemente.

Vestuarios

Desde el mismo momento en el que el balón comenzó a rodar por el rápido césped eibarrés, los armeros embotellaron a los de Ziganda en su área y pusieron a prueba el temple del joven Kepa Arrizabalaga con disparos secos y bien colocados como el que probó Capa desde la perpendicular del área que incomodó pero que no pilló descolocado al meta ondarrutarra. Tampoco dio con su objetivo el derechazo que lanzó Inui desde la frontal, que sí levantó a todos los espectadores de su asiento, pero para ver cómo se marchaba despidiéndose del poste.

El acoso azulgrana continuó unos pocos minutos más con una arrancada típica de las de Capa, que lo hizo todo bien. Dejó atrás a todo aquel que le salió al paso y dibujó un pase perfecto al corazón del área, al que Kike no llegó porque cayó al suelo mientras reclamaba penalti, pero aunque el balón le quedó franco a un Inui que lo esperaba en solitario, no logró controlarlo.

Poco mordedor

Y pasó lo que habitualmente les sucede a los modestos. El Eibar ladró alto y fuerte, enseñó los dientes a su rival, pero no mordió y al Athletic le bastó con salir una vez de la guarida en la que había permanecido oculto para que su jugador fetiche, el eterno Aduriz, pegara una tarascada que abrió una profunda herida. Los leones apenas necesitaron dos toques, uno el despeje con el que Unai Núñez habilitó a Williams y el que el delantero se sacó desde la línea de fondo para poner el balón en la cabeza del goleador donostiarra, que como casi siempre, no falló.

Así es el fútbol. Puede que pareciera injusto por lo mucho que se llevó al descanso el cuadro bilbaíno haciendo tan poco, pero en este deporte lo que cuenta es meter la bola en la portería y la S.D. Eibar no aprovechó las opciones que generó y el Athletic sí.

En la pasada temporada, hace tan solo cuatro meses, los entonces dirigidos por Ernesto Valverde anotaron el gol del triunfo en el minuto 94, dejando a los armeros sin margen para poder reaccionar. Ayer, los de Ipurua disponían de torda la segunda mitad y de hombres de refresco en el banquillo para tratar de evitar volvieran a calcar el marcador.

Ni con tres delanteros

La insistencia se convirtió en el primer apellido del Eibar. Mendilibar buscó mayor profundidad y llegada dando entrada a Bebé y lo consiguió, en especial cuando también situó en el campo a Sergi Enrich, trazando una línea de tres delanteros con la que los ameros volvieron a encerrar a los rojiblancos.

Lo intentaron por tierra, mar y aire, con Ramis cabeceando un córner por encima del larguero, con Kike García rematando un excelente pase de Bebé con la punta de los dedos que Kepa sacó con ayuda divina, y con el propio ariete conquense buscando agujerear la puerta rival mediante un testarazo picado. Todas y cada una de las tentativas las acabó frustrando el joven portero vizcaíno, el verdadero héroe de la victoria de su equipo.

Y por si la derrota no resultara ya lo suficientemente dolorosa, el Eibar también debe lamentar importante baja del expulsado Joan Jordán de cara al próximo partido que el Eibar afrontará el sábado (18.30 horas) en el Sánchez Pizjuán, el bastión del Sevilla. Pecando de inexperiencia, el medio se ganó su segunda amarilla y, en consecuencia la roja que le mandó a la caseta, cuando el partido ya estaba prácticamente terminado.

El Eibar llega así al parón liguero en la mitad de la clasificación, gracias a los tres puntos cosechados en la anterior jornada ante el Málaga.

Fotos

Vídeos