SD Eibar

El Eibar reaviva el sueño europeo

El Eibar se ha impuesto ante el Villarreal en Ipurua. /Morquecho
El Eibar se ha impuesto ante el Villarreal en Ipurua. / Morquecho

El equipo armero asciende a la séptima plaza al mismo tiempo que se acerca hasta sólo tres puntos de su rival de este miércoles

LETIZIA GÓMEZ

Ya hay vía libre para soñar. El Eibar demostró que lo ocurrido en Vigo no fue más que un traspié y, tras recuperar su mejor versión, esa que maravilla a los seguidores armeros y seguro que a muchos que no lo son, se impuso con todas las de la ley a un Villarreal que vuelve a situarse a tiro.

Con 38 puntos que brillan como estrellas en el casillero y con la permanencia ya asegurada, el equipo de Mendilibar ya puede decir sin ningún reparo que su siguiente meta a conquistar es Europa. Sin obligaciones, pero con toda la ilusión del mundo, la escuadra eibarresa tiene 12 semanas por delante para soñar con lograr el hito más grande de su historia.

Ya ha dejado claro que no tiene miedo a las alturas y este miércoles se volvió a ver que tiene calidad a borbotones y un grupo de jugadores que reman todos juntos para llevar al Eibar al lugar reservado para los más grandes.

Ha pasado del frío más intenso, a calentar una Liga con un juego de muchos quilates. Y eso que la climatología estuvo cerca de impedir que se disputase el partido, ya que Ipurua amaneció cubierto por un mullido manto de nieve de unos 15 centímetros que el club se afanó en retirar con la ayuda de los trabajadores del club y de algunos aficionados y peñistas que se ofrecieron a colaborar. En cualquier caso, resultó asombroso verlo verde como una lechuga fresca cuando solo unas horas antes había caído sobre la alfombra una de las nevadas más copiosas que se recuerdan por estos lares.

No menos sorprendente fue ver el once que presentó Mendilibar, tanto por ver a Pedro León de inicio apenas cuatro días después de su reaparición en Vigo, como por encontrar a Iván Ramis, que en principio estaba incluido en la relación de bajas. No fueron ni mucho menos las únicas novedades, puesto que el técnico dejó fuera del equipo a siete jugadores que fueron titulares frente al Celta, e incluso a un par de ellos, como Alejo y Cote, los mandó a la grada a descansar.

Lo mejor de este equipo, lo que genera más ilusión al margen de los resultados, es que todos los efectivos que están en disposición de jugar salen con el cuchillo entre los dientes, con un apetito voraz por comerse al que se le ponga delante. Y cuando ves que a todos se les salen los ojos de sus órbitas de no poder contener sus ganas, sabes que el espectáculo está garantizado.

Lo normal habría sido ver que a Pedro León le faltaba ritmo competitivo después de nueve eternos meses sin competir, pero cuando se tiene tanta calidad y compañeros tan buenos como Orellana, el fútbol se convierte en magia. El truco pareció sencillo, pero pocos pueden sacarse de la chistera un centro antológico como el que el chileno envió desde el centro del campo a la espalda de la defensa, y pocos jugadores recién salidos de una recuperación tan larga podrían llegar hasta la línea de fondo y regalar una asistencia como la que el murciano le dejó a Kike García en el segundo palo, para que el conquense se apuntara su quinto tanto de la temporada al cuarto de hora de partido.

La afición armera ovacionó fascinada a los suyos. Poder disfrutar de ilusionistas de este calibre es un lujo que agradecieron con constantes tandas de aplausos tras sendas ocasiones, primero de Kike García y después de Pedro León en un lanzamiento de falta que salvó Asenjo.

1 Eibar

Dmitrovic; Capa (Rubén Peña, min 61), Arbilla, Ramis, Juncá; Dani García, Escalante, Pedro León (Inui, min. 86), Charles (Joan Jordán, min. 66), Orellana; Kike García.

0 Villarreal

Asenjo; Mario, Álvaro, Víctor Ruiz, Rukavina; Raba, Javi Fuego (Trigueros, min 62), Rodri, Cherishev (Fornals, min. 72); Roger Martínez, Unal (Bacca, min. 54).

GOLES:
1-0, min. 16, Kike García.
ÁRBITRO:
Melero López. Amonestó por el Eibar a Dmitrovic, Arbilla, Juncá y Orellana , y por el Villarreal a Álvaro y a Mario
INCIDENCIAS:
4056 espectadores en un Ipurua que se recuperó muy bien de los 15 centímetros de nieve con los que amaneció.

Viendo que el Eibar se le subía a las barbas y que se le situaba a solo tres puntos, el Villarreal sacó sus garras y también se presentó con peligro, pero Ramis arrebató de forma oportuna el balón a un Enes Ünal que ya se disponía a encarar a puerta y, poco después, Dmitrovic logró atajar aunque fuera con apuros un centro chut de Raba.

Amago de reacción amarilla

Tras el receso dio la sensación de que el cuadro castellonense no iba a morder el polvo en Ipurua, pero poco a poco fue rindiéndose ante la intensidad y el espectacular despliegue físico de los azulgranas.

Asfixiando a su rival hasta dejarle prácticamente sin respiración, los de Mendilibar sometieron a un asedio a un submarino amarillo incapaz de atreverse a sacar el periscopio. Pedro León quería firmar un gol en su estreno como titular y, pese a que lo intentó por todos los medios se marchó del campo sin conseguirlo, pero con toda la grada puesta en pie coreando su nombre.

Y cuando los magos de arriba no consiguen su objetivo y el Eibar se ve obligado a sufrir, ahí está el hechicero Dmitrovic para erigirse en el salvador de tres puntos tan trabajados como merecidos. Que pase el siguiente, se llame como se llame.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos