S.D. Eibar

El Eibar se quema ante el Levante

El Eibar se quema ante el Levante
EFE

Los armeros llegaron a igualar el gol de Roger, pero a los pocos segundos concedieron la victoria al Levante

LETIZIA GÓMEZ

Como uno de los muchos ninots expuestos en la Noche de la Plantà, la que da inicio de forma oficial a Las fallas, el Eibar terminó chamuscado en un Ciutat de Valencia que tenía la mecha encendida. Los armeros tuvieron las cerillas en su mano para ser ellos los que hicieran arder a un rival que veía en este partido su vía de escape para evitar el descenso. Pero los fósforos sacaron chispas pero no prendieron. Los de los granotas, que en esto de andar con fuego tienen más experiencia, funcionaron en la medida oportuna en los momentos precisos.

Los armeros llegaron a igualar por medio de Charles en la segunda mitad el gol de Roger a los 25 minutos de juego, pero después de todo el esfuerzo y todas las ocasiones que había requerido ese tanto, solo unos segundos después Boateng aprovechó un error en el despeje de Arbilla y calcinó parte de las aspiraciones europeas de los eibarreses.

El sueño se complica, pero en peor situación estaban los azulgranas en la primera vuelta y después se apuntaron seis victorias y un empate que deben servir de referente para seguir peleando hasta el final. 

Pura electricidad

Desde que Morales y Dani García se dieron la mano como capitanes de sus respectivos equipos, se desataron las hostilidades. Sin tregua. Era lo esperado un partido eléctrico, tenso, bronco y con muchas idas y venidas, porque los locales se saben el único equipo que los tres de abajo tienen en su punto de mira para que alguno logre salvarse, y porque el Eibar viajó hasta Valencia dispuesto a lograr la victoria que demostrara que no tenía intención de dejarse sus ilusiones europeas allí donde llevaba dos décadas sin ganar.

Esa motivación que el técnico había reclamado a los suyos se pudo percibir desde el mismo pitido inicial, porque el Eibar pareció saltar con su batería cargada al máximo y programado para buscar la portería rival por la vía rápida, como mejor saben hacerlo, con un pase preciso desde la banda y un disparo sin pensárselo dos veces. Todo eso lo puso en práctica en el primer minuto cuando un balón abierto a banda, llegó a los pies de Iván Alejo, titular de nuevo tres jornadas después, que no se la pudo poner mejor a Kike García en el corazón del área, pero una vez más faltó afinar la puntería. El remate según le vino el conquense llevaba veneno, pero se pasó con la dosis y se le marchó fuera.

Pero lo que son las cosas, lejos de que el Levante se estremeciera de miedo, se fue envalentonando y más después de ver cómo el ex azulgrana Morales, eclipsado durante más de un cuarto de hora, se puso en acción. En cuanto el madrileño, que aún tiene numerosos adeptos en la localidad armera, tocó su primer balón con criterio, el cuadro granota devolvió el sobresalto al Eibar. Fue él el que inició en conexión con Ivi, la ocasión franca que dispuso Pazzini tras un error en el despeje de Ramis.

El taconazo hacia atrás del balear, cuya titularidad llamó la atención por lo rápido que se ha recuperado de un esguince en el ligamento de la rodilla que sufrió el sábado ante el Real Madrid, sorprendió al propio argentino, pero afortunadamente allí estaba Dmitrovic para salvar a su equipo. Y van son incontables las veces que el serbio ha evitado goles cantados como este.

Pero es humano y no lo puede parar todo. El subidón le duró apenas cuatro minutos, los que tardó en llegar de nuevo el equipo valenciano, esta vez sí, para lograr ese gol que le empujara hacia un triunfo que valía media salvación. Se cumplía el minuto 25 cuando de nuevo Morales dejó atrás a Cote y, desde el flanco, envió un regalo al que Roger Martí le puso el lacito con la punta de la bota. Dmitrovic estuvo cerca de atraparla, pero estaba demasiado vendido.

Era lo peor que podía pasar, que al Levante le salieran alas, aunque lógicamente era un imprevisto contemplado al que el Eibar trató de dar respuesta sin perder la cabeza, manteniendo la calma. De ahí que los de Mendilibar retomaran su insistencia para cercar al Levante en busca del empate. Lo tuvo en su bota Joan Jordán, tras recoger un rechace en la perpendicular del área que remató con toda la intención del mundo, pero se encontró con el cuerpo de Oier, que consiguió despejarlo a córner.

El Eibar persistió por medio de Iván Alejo, que fue el más activo e incisivo de los verdiblancos en la primera mitad, pero su disparo desde la frontal se le marchó fuera por poquito.

Toma y daca

El segundo round prometía emociones aún más fuertes, porque ninguno había dicho su última palabra, no al menos el Eibar, que según se reanudó la pelea lanzó una ofensiva con un pase medido de Capa a la cabeza de Kike García que el conquense remató peor que mal.

Si primera parte había sido un toma y daca, la segunda lo fue aún más, ya que acto seguido Pizzini también desperdició la réplica levantina. Y casi sin pausa alguna, instantes después Jordán estrelló en el larguero un pase de Pedro León. El partido estaba roto.

El técnico armero entendió entonces que se la tenía que jugar con todo. Retiró a Escalante y Alejo y dio entrada a Charles e Inui en una clara muestra de querer ir a por el empate que le devolviera la esperanza de poder ganar. Y de primeras la apuesta le salió bien, porque fue el brasileño el que, oportunista como él solo, coló con la espinilla un balón que quedó suelto ante la portería granota.

Pero la alegría fue tan efímera, que unos segundos después, un balón en largo que Arbilla no acertó a despejar, habilitó a Boateng ante Dmitrovic, al que esquivó con solvencia para volver a poner las cosas como las quería el Levante.

El empate podría haber llegado si el colegiado no hubiera mirado para otro lado cuando Ivi derribó de un empujón a Jordán dentro del área, o el una última ocasión que el Levante concedió tras una cesión de Rober Pier a Oier que Pedro León se encargó de ejecutar sin el éxito esperado.

Ahí se terminó de consumar la segunda derrota consecutiva de los armeros, que tras acumular tres partidos sin ganar se exponen a perder aún más terreno.

2 Levante

Oier, Coke, Cabaco, Rober Pier, Luna (Pedro López, m.54); Lerma, Campaña (Lukic, m.45), Morales, Ivi; Pazzini (Boateng, m.60) y Roger.

1 Eibar

Dmitrovic, Cote (Junca, m.72), Arbilla, Ramis, Capa: Jordán, Dani García, Escalante (Charles, m.59); Pedro León, Iván Alejo (Inui, m.59) y Kike García.

Goles:
1-0,m.25: Roger. 1-1, m.63: Charles. 2-1, m.64. Boateng..
árbitro:
Iglesias Villanueva (C.Gallego). Amonestó por el Levante a Cabaco, Lukic, Lerma y Roger, y por el Eibar a Dani García, Arbilla y Charles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos