S.D. Eibar

El Eibar logra un sufrido punto

El delantero del Málaga Youssef en Nesyri consigue el primer gol ante el Eibar./EFE
El delantero del Málaga Youssef en Nesyri consigue el primer gol ante el Eibar. / EFE

Un gol de Kike García a falta de un cuarto de hora para el final impide la victoria de un Málaga terminal

LETIZIA GÓMEZ

El Eibar no consiguió volver a la senda victoriosa de la recta final de la primera vuelta, pero al menos vio premiado su empeño por no volver a perder ante su público con un sufrido punto que le vale para acabar la jornada en la octava plaza, a cuatro puntos de los puestos europeos. Lo que daría el Málaga por estar en la situación de los armeros y despertar de una pesadilla que no parece que vaya a tener fin, tras ceder un empate pese a comenzar ganando con un gol de En Nesyri al inicio de la primera mitad.

El Eibar anunciaba a bombo y platillo que el último partido que disputó un lunes logró su mayor goleada en Primera ante el Betis (5-0). Aquel partido lo afrontó con la soga al cuello, al igual que ayer llegaba el Málaga a Ipurua y, por eso mismo, era un partido de los denominados trampa. El hecho de que el rival fuera el colista, con unos números que nadie ha conseguido levantar, casi que obligaba a no fallar.

Pero había muchos factores que condicionaban esta cita, ya que para empezar en el césped faltaba el que siempre está para ayudar, para marcar y para partirse la cara con los delanteros. Afortunadamente, tres horas antes de que comenzara el choque, se supo que la lesión de Sergi Enrich no era tan grave como se esperaba y que en poco más de un mes estará de nuevo a disposición de Mendilibar pese a que mañana pasará por el quirófano.

1 Eibar

Dmitrovic; Capa, Arbilla, Oliveira (Ramis, min. 49), Cote; Dani García, Jordán, Alejo (Orellana, min. 55), Kike García, Inui (Bebé, min. 72); Charles

1 Málaga

Roberto; Rosales, Luis Hernández, Ignassi, Ricca; Iturra, Adrián; Keko, Recio (Kuzmanovic, min. 83), Chory (Mula, min. 79); Youssef En Nesiri (Borja Bastón, min. 60)

Goles
0-1, min.15: En Nesiri. 1-1, min.75: Kike García
Árbitro
Medié Jiménez. Amonestó por el Eibar a Orellana, y por el Málaga a Ricca. Expulsó al visitante Kuzmanovic por doble amarilla en el minuto 92.
Incidencias
partido de la vigésima jornada disputado en Ipurúa ante 4.520 espectadores

Pero era sin duda la dramática situación clasificatoria de los boquerones lo que añadía la mayor dificultad al intento de los armeros por volver a la senda del triunfo tras la inmerecida derrota ante el Atlético de Madrid. Para el Málaga era morir o seguir respirando. Y esa es una presión que o te hace sacar fuerzas de donde no hay o te paraliza sin remisión.

En un inicio pareció que el miedo a perder atenazó a un Málaga que estrenaba entrenador. El club malacitano aguantó lo indecible a Míchel en su puesto, pero el técnico madrileño se quedó sin la oportunidad de sentarse en el banquillo de Ipurua, estadio que visitó en numerosas ocasiones para animar a su hijo Adrián. Tras llegar al ecuador de la competición con solo 11 puntos, los dirigentes blanquiazules han terminado por recurrir a José González, uno de esos hombres milagro que ya logró la gesta de salvar al Granada hace dos temporadas, aunque la misión que ha asumido se antoja mucho más complicada.

El caso es que en los primeros minutos la escuadra armera no tuvo excesivas dificultades para acercarse al área visitantes generando un estado de terror en su rival, que sin embargo se mostró muy serio y contundente atrás. Era algo que ya esperaba Mendilibar, que ya avanzó que el Málaga trataría de armar su escalada hacia la salvación a través de una sólida defensa que le permitiera salir con peligro al ataque.

Predicciones cumplidas

Sus augurios se cumplieron. El Eibar no logró sacar partido a sus llegadas por banda y comenzó a ofuscarse y a cometer errores que cualquier rival, por muy desahuciado que parezca estar, suele aprovechar en esta categoría. No acertó Adrián en su primer aviso porque su disparo desde el interior del área no llegó a perturbar a Dmitrovic, pero cuando sobrepasado el cuarto de hora Capa erró en un pase atrás que En Nesyri se apropió, ya no sirvió encomendarse al temple del meta serbio. El potente jugador marroquí recorrió 40 metros con el balón, se plantó en el área y superó en su salida al meta azulgrana. Con éste, el de Fez lleva dos goles en Primera y los dos se los ha marcado al Eibar, después de que en la pasada campaña anotara también el tanto del triunfo malacitano en La Rosaleda.

Más información

Los armeros se lo tomaron como una afrenta que debía tener respuesta y un centro chut envenenado de Inui pudo ser la ocasión perfecta para replicarle de manera contundente, pero Roberto voló para sacar con su manopla un balón que llevaba toda la intención de colarse.

Pero el Málaga tenía tal botín que proteger que si tenía que morir, lo iba a hacer matando. Y fue de nuevo En Nesyri quien empuñó el cuchillo para tratar de dar una segunda estocada que habría sido prácticamente definitiva, pero en esta ocasión, el delantero, que se había desecho con notable facilidad de Oliveira, remató fuera por muy poco.

También los azulgranas dispusieron de una última opción para intentar equilibrar la balanza antes de que el árbitro pitara el final de la primera parte, pero Roberto se jugó algo más que el físico para sacar el remate a la media vuelta de Charles.

Las claves

Un hilo de esperanza
En Nesyri proporcionó un chorro de vida al Málaga al aprovechar un mal pase atrás de Capa
Atascados en ataque
Los armeros se ofuscaron en su intento de llegar por las bandas y el rival se fue creciendo
Cambio de estilo
Con la inclusión de Bebé y la salida de Orellana, el Eibar desarboló el orden de la zaga blanquiazul
La jugada clave
Disfrazado de Enrich. Kike García asumió con responsabilidad la misión de suplir la ausencia del menorquín y hasta utilizó un remate marca de la casa de Enrich, tomando la delantera a su marcador con la punta de la bota, para meter en la portería visitante un centro de Bebé en el minuto 75.

El descanso no trajo precisamente la esperada reacción eibarresa. En lugar de una salida en tromba, lo que se vio fue que Paulo Oliveira pidió el cambio por unos problemas musculares que habrá que ver en qué derivan, y que la salida casi en frío de Ramis provocó un grave error del balear que pudo costar muy caro. El primer balón que tocó se lo regaló a Adrián y el madrileño, que pocas veces fallaba ocasiones tan francas cuando vestía la elástica armera, afortunadamente lanzó muy centrado y Dmitrovic evitó que el Málaga ampliara su ventaja.

Se encendió la bombilla

Pero si algo han reportado los fichajes invernales es dotar al técnico de una alternativa para variar su estilo de juego ofensivo, y una competencia que ha logrado ‘enchufar’ a todos los integrantes del plantel, incluido Bebé.

El portugués no había aparecido por el césped desde la goleada al Girona (4-1) en vísperas de la Navidad hasta que en el minuto 72 Mendilibar le eligió para sustituir a un Inui desaparecido. Fue él el que encendió la bombilla del Eibar solo tres minutos después con un centro raso al área que Kike García remató al más puro estilo Sergi Enrich, metiendo la punta de la bota para tomar la delantera al central.

A partir de ese momento, los armeros quisieron sacar partido de la desesperación de un Málaga al que el punto le servía de muy poco y Charles y Kike García protagonizaron tres claras acciones que un Roberto disfrazado de héroe repelió como pudo.

En plena locura final Mula pudo devolver a la vida al Málaga, pero Dmitrovic ejerció de verdugo al salvar el punto para los armeros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos