S.D. Eibar

Eibar: Correctivo a la osadía

Messi celebra uno de sus cuatro goles./AFP
Messi celebra uno de sus cuatro goles. / AFP

El intento de un valiente Eibar de dar la sorpresa en el Camp Nou se saldó con una goleada excesiva

LETIZIA GÓMEZBarcelona

Decir que el Eibar recibió un castigo excesivo puede sonar a tópico, pero la realidad es que los azulgranas buscaron con ahínco dar una campanada de esas que suena utópicas y se encontró con una insaciable respuesta de un Barcelona guiado por un onmipresente Messi. Con un jugador como el argentino no necesitas más que darle el balón para que aproveche la visita de unos equipos fetiche para escaparse en la lista de goleadores. Y cuando el astro culé está inspirado, no hay valentía alguna que pueda hacerle frente. Una vez más, las buenas intenciones y las buenas propuestas iniciales se quedaron en nada.

Superstición o no, el Eibar recurrió a la misma equipación con la que hace solo unos meses, en la última jornada del año pasado, sacó los colores al Barcelona después de que Inui adelantara a los armeros con su primer y único doblete hasta la fecha. El sueño de asaltar el templo blaugrana duró una hora larga, hasta que un tanto en propia puerta de Juncà, que curiosamente ayer debutó y además de inicio, y los polémicos penaltis que se sacó de la manga Hernández Hernández, el mismo árbitro designado para este choque, pusieron las cosas en su sitio.

Más información

No pudo ser, pero los eibarreses apuntaron las coordenadas que debían seguir para intentarlo de nuevo, aun sabiendo que todos los pronósticos, todas las estadísticas y todas las apuestas estaban en su contra. Hasta las sensaciones que venía transmitiendo en ese inicio tan tenso de temporada estaban en cuestión. Puntuar en la ciudad condal e incluso perder de forma digna puede ejercer un poder curativo para muchos males, aunque hasta para caer con elegancia hay que hacer muchas cosas bien y encima hay que cruzar los dedos para que el árbitro no quiera convertirse en el protagonista de la película. Y eso con el colegiado de Lanzarote y en el Camp Nou es una misión casi tan imposible como no salir goleado de allí.

6 Barcelona

Ter Stegen; Semedo, Mascherano, Piqué, Digne; Busquets (Rakitic, min. 65), Paulinho, Iniesta (Sergi Roberto, min.63); Denis Suárez, Messi y Deulofeu (Aleix Vidal, min.75)

1 Eibar

Dmitrovic; Arbilla, Oliveira, Gálvez, Juncà; Capa (Peña, min. 65), Escalante, Dani García (Rivera, min. 77), Inui, Jordán; y Enrich (Charles, min. 72)

Goles
1-0, min. 20: Messi, de penalti. 2-0, min.38: Paulinho. 3-0, min. 53: Denis. 3-1, min.57: Sergi Enrich. 4-1, min. 59: Messi. 5-1, min. 62: Messi. 6-1, min.87: Messi.
Árbitro
Hernández Hernández (C. Canario). Mostró cartulina amarilla a Capa (min. 10) y a Gálvez (min.80).
incidencias
51.645 espectadores en partido de la quinta jornada de la Liga Santander disputado en el Camp Nou

Y eso que el Eibar salió convencido de que podía inquietar a un Barcelona todavía convulsionado por la lesión de su fichaje estrella del verano. Sabía cuál era el camino para silenciar un Camp Nou lleno a medias. La experiencia ha enseñado a Mendilibar que ante los grandes debe dotar de consistencia al centro del campo y cambió su habitual sistema y dibujó un tridente con la entrada de Escalante para ayudar a Jordán y Dani. Y también sabía que necesitaba mucha velocidad por bandas y, sin Pedro ni Alejo, optó por volver a convertir en extremo al reconvertido Capa. Arbilla ocupó la plaza del portugalujo, mientras que Juncà se estrenó esta temporada relegando al banquillo a Cote.

Entre todos lograron que el plan pareciera que podía dar sus frutos. Es más, hasta se podían haber puesto por delante en el marcador si no fuera porque a Enrich aún le falta un poco para ser el Enrich al que estamos acostumbrados a ver desde que llegó al club armero. Con un pase entre líneas, Juncà le brindó un mano a mano con Ter Stegen, pero el menorquín, casi siempre muy resolutivo, no pudo superar al meta alemán.

Otro penalti para la colección

El Eibar puso el juego y las ganas hasta que en el minuto 20 Hernández Hernández ni siquiera dudó a la hora de dirigirse hacia los once metros de que Semedo cayera en el área tras un contacto con Gálvez. Es cierto que el lateral portugués le ganó la posición al granadino, pero si pita eso en el área contraria se habría caído el estadio. Que Messi lo transformara era lo normal, imponiendo la lógica con un nuevo penalti, el tercero que este árbitro le señala al equipo armero en solo dos partidos.

Eso le bastó al Barcelona para romper las ilusiones de los eibarreses, a los que no les sirvió de mucho mantener firme su propósito de plantar cara. Cuando el equipo blaugrana abre la lata, es difícil que pare, y aunque Messi no consiguió sorprender a Dmitrovic con un disparo de los que casi siempre cuela, Paulinho, el desatascador en Getafe, cabeceó de forma inapelable el córner posterior. El partido quedaba visto para sentencia a pocos minutos para llegar al descanso.

Desfile culé

Y así es como el equipo de Valverde fue gestando una goleada que flageló la valentía de los eibarreses. Messi no fue el autor del tanto porque Dmitrovic detuvo su zapatazo, pero el portero serbio nada pudo hacer para evitar que Denis Suárez atrapara su rechace y se apuntara el tercero de la noche.

Era un castigo demasiado cruel a una valentía armera que tuvo su último ramalazo solo unos minutos después cuando Sergi Enrich se desquitó de su error en la primera ocasión metiendo la caña para agujerear la portería local tras aprovechar un pase medido de Juncà.

El Eibar tuvo el tiempo justo para felicitarse por el gol, ya que apenas unos segundos después Messi hizo una de las suyas y marcó un tanto ante tres jugadores armeros ajustando milimétricamente su disparo al palo de un Dmitrovic que solo pudo seguir el balón con su mirada. Al astro argentino no le bastó con apuntarse su décimo tanto ante los azulgranas y para saciar su hambre cerró con otros dos goles un marcador excesivamente abultado.

Perder estaba previsto, y aunque lógicamente siempre escuece que te endosen seis goles de una tacada, el Eibar debe pasar página de manera inmediata para centrar todos sus esfuerzos en sacar adelante el partido del próximo domingo (18.30 horas) ante el Celta en Ipurua. En casa se sortean los puntos que conducirán hacia el objetivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos