Eibar - Real Sociedad

Después de Anoeta, el Eibar y la Real Sociedad tomaron caminos distintos

El Eibar no está dispuesto a conceder opciones a los realistas en Ipurua./MORQUECHO
El Eibar no está dispuesto a conceder opciones a los realistas en Ipurua. / MORQUECHO

Los armeros, tras perder aquel derbi, han sumado 31 puntos, mientras que la Real Sociedad ha contabilizado dieciséis

J.A. REMENTERIAEIBAR.

Este domingo se cumple una vuelta desde que jugaran en la ida en Anoeta el Eibar y la Real Sociedad. En aquel derbi eran claramente favoritos los donostiarras, que estaban en la séptima posición con 17 puntos, en plaza europea con el nuevo formato, viviendo su entorno en un ambiente optimista y pleno de ilusión. Motivos había porque los txuriurdin estaban en forma y proyectaban seguridad. Ganó la Real 3-1, lo hizo con autoridad, pero desde aquella jornada, que era la undécima, el devenir de unos y otros sufrió un giro sustancial.

La Real Sociedad, que estaba holgada de puntos y miraba a la competición continental, se desinfló, para estar ahora en el décimo cuarto puesto con 33 puntos y de tener 24 goles a favor y 21 en contra a 51 goles a favor y 52 en contra y a estar a diez puntos de la séptima plaza que ostentaba en aquel entonces en la undécima jornada. Solo ha obtenido desde aquella vez hasta la actual un total de 16 puntos, desencadenante de una serie de decisiones de consideración.

Los realistas están ahora por detrás del Eibar con seis puntos menos, los armeros cuando visitaron Anoeta marchaban por detrás con una desventaja de nueve puntos. El Eibar tras la derrota en la capital guipuzcoana reaccionó, de estar con 8 puntos al término de aquella jornada a tener ahora 39, sumando 31 puntos, y de hallarse con dos puntos por encima del descenso a estar ahora a cuatro de la séptima plaza; de tener 6 goles a favor y 25 en contra a disponer 36 a favor por 43 en contra. Una 'revolución' en números, juego y ante todo en una confianza plena en su potencial. El derbi se presenta interesante por todo lo que ha rodeado a la familia realista. El conjunto txuri urdin de la mano de Imanol Aguacil buscará la victoria, tratará de ofrecer una imagen renovada para salvar una etapa oscura.

La Real Sociedad no sabe qué es ganar en Ipurua desde que ambos equipos se enfrentan en la máxima categoría, es obvio que este es un reto. En el Eibar el sentir es otro, así lo expresa el centrcampista Escalante que vivirá otro derbi, «siempre que jugamos un derbi contra la Real estamos con muchas ganas. Va a ser un partido un poco trabado al principio, pero ojalá podamos hacer la presión que hacemos siempre, tratar de ahogarles y meter un gol rápido. Tienen muy buenos jugadores, si les dejamos pensar se nos va a hacer difícil. Vamos a tener que estar atentos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos