SD Eibar

Una despedida como se quería

Orellana y Charles se llevan el balón tras una disputa con un jugador del Las Palmas en el encuentro de ayer en Ipurua. / MORQUECHO
Orellana y Charles se llevan el balón tras una disputa con un jugador del Las Palmas en el encuentro de ayer en Ipurua. / MORQUECHO

El Eibar ganó con comodidad al Las Palmas en una tarde cargada de cierta emotividad

JA. REMENTERÍA

El Eibar se despidió como quería, ganando, sumando tres puntos que le hacen llegar a los 50, un objetivo contemplado en la agenda de Mendilibar y, de momento, como primer equipo vasco. El partido no tuvo mucha historia. A los cinco minutos Charles marcaba el único gol aprovechando un pase de Orellana previo error defensivo canario. Los azulgrana se mantuvieron serios ante un rival muy previsible y con poca chispa, salvo en algunas fases de la segunda mitad. Hay que recordar la gran ocasión de Ezekiel tras 'robarle' la cartera a Lombán. El defensa armero estuvo flojo en la disputa, menos mal que Dimitrovic respondió con una excelente parada. Sacó el pie derecho para repeler el esférico que se dirigía intencionadamente al palo largo.

Se lesionó Diop al poco de marcar Charles. El centrocampista tuvo que ser retirado en camilla con gestos de dolor. Se quejaba de una de sus rodillas. Mendilibar lo reemplazó por Escalante y el argentino hizo un partido completo, incluso tuvo presencia en ataque. Su movilidad y contundencia no dieron opciones a los medios amarillos. Escalante, una vez más, se mostró intenso hasta el final, como siempre acostumbra. Fue una tarde en la que se leía que no había presión, incluso Ipurua proyectaba una sensación de relajación, no se sentía esa tensión de otras tardes. Estuvo a la par del ritmo del encuentro que, en líneas generales, fue plano. Algunas individualidades de Orellana e Inui, firmaron detalles, pinceladas técnicas que levantaron el aplauso de la afición. Dimitrovic, atento a las espaldas y mandando en el área, además de dirigir desplazamientos largos con mucha precisión, volvió a destacar.

Y tengo que citar a un hombre que, una jornada más, empezó de lateral derecho y acabó jugando en punta. Hablo de Rubén Peña, jugador de versatilidad reseñable, comodín para Mendilibar que lo ha empleado en varias posiciones, y siempre cumpliendo. Ipurua despidió a Capa, que salió en la recta final, también lo hizo de Dani García e Inui. Ayer fue una tarde con sesgo un tanto cargado de emotividad. Se cerró un ciclo con Dani y Capa, dos hombres que reflejan una parte esencial de la historia del Eibar, la más brillante. Ahora queda por jugar el próximo domingo en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid y adiós a la Liga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos