S.D. Eibar

La derrota más abultada del Eibar no cambia su guion

La derrota más abultada del Eibar no cambia su guion

El Eibar se sacude el revés más severo sufrido en los cuatro años que lleva en Primera para tratar de levantarse de cara al partido del domingo ante el Celta

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

El Eibar experimentó en sus propias carnes lo que significa ser volteado por un equipo que no se cansa de apalear a todo aquel que se atreve a chistarle en el Camp Nou. Los armeros trataron de tutear al Barcelona como lo habían hecho en el cierre del pasado campeonato y la afrenta se saldó con la mayor derrota sufrida desde que aterrizaron en Primera. Un resultado doloroso y hasta previsible que no modifica ni una sola coma del plan diseñado por la entidad azulgrana para esta temporada.

Perder en el templo blaugrana entra dentro de lo previsible. Hasta salir goleado en un hecho habitual para la mayoría de los equipos que se plantan allí. Ni siquiera hace falta jugar mal, como le pasó al Eibar en la segunda mitad. La diferencia, al margen de los cientos de millones que distancian a ambas entidades, radica en contar con un jugador como Leo Messi, que sin firmar su noche más brillante, se apuntó cuatro goles y facilitó otro más. Ante un astro así, lo único que se puede pedir es que el partido llegue a su fin lo más rápido posible, coger las bolsas, volver a casa y olvidarse de esta pesadilla lo antes posible.

Más de seis décadas

Ni el Eibar ni los eibarreses están habituados a sufrir un correctivo semejante. De hecho, la historia del club armero solo contempla una derrota mayor a la sufrida en la ciudad condal, y para rememorarla hay que retrotraerse nada menos que al 22 de enero de 1956, cuando Osasuna le hizo un siete al conjunto eibarrés (7-0) en aquella efímera época de seis años en la que el club azulgrana estuvo en Segunda cuando no existía la Segunda B.

Ni siquiera la Copa del Rey, tan dada a las sorpresas, ha deparado nunca un varapalo tan duro. El resultado en contra más abultado en esta competición fue el 4-1 que el Málaga le endosó en La Rosaleda el 8 de enero de 2013, aunque los armeros hicieron sufrir de lo lindo a los boquerones, ya que un tanto de Arroyo puso por momentos a favor la eliminatoria de los octavos de final tras el empate a uno que se había firmado en la ida en Ipurua.

El rosco de San Mamés

En los 118 partidos que el Eibar había disputado en Primera hasta el martes los principales borrones de su currículum no habían llegado a este calibre, aunque el revés sufrido en la aciaga tarde del 24 de enero del 2016 en San Mamés ante el Athletic (5-2) no quedó lejos.

Las restantes derrotas más amplias sufridas hasta ahora tenían al Barcelona y al Real Madrid como protagonistas, ya que los blaugranas firmaron un 4-0 ante los eibarreses tanto en la primera temporada (2014-15) como el año pasado en Ipurua, mientras que los merengues se impusieron por ese mismo resultado en su primera visita liguera de la historia a la localidad armera, mientras que en el pasado ejercicio se impusieron por 1-4.

Los otros dos equipos que han sido capaces de colarle cuatro goles al Eibar en un solo partido fueron el Valencia, el 20 de abril de 2016, y el Espanyol, que ganó 4-2 en Cornellá en la última jornada de hace dos campañas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos