S.D. Eibar

Gorostiza: «Debemos tener tranquilidad. La receta es trabajo y más trabajo»

Amaia Gorostiza, en la visita que ayer por la mañana hizo a las instalaciones de Teledonosti. / MIKEL FRAILE

La presidenta del Eibar no pone en cuestión el trabajo de Mendilibar y Garagarza y está convencida de que los resultados llegarán

A. VICENTE/L. GÓMEZ SAN SEBASTIÁN.

A la presidenta del Eibar, Amaia Gorostiza, no se le ha pasado por la cabeza adoptar decisiones drásticas que tengan que ver con la actual situación clasificatoria del equipo. Por si hubiera alguna duda, no está cuestionado el técnico Mendilibar y tampoco el director deportivo Garagarza. El Eibar no está en la posición deseada, ocupa la decimoctava plaza con seis puntos, pero en el seno del club la lectura que se hace es más profunda, va más allá de los goles encajados en los últimos tres partidos -seis en el Campo Nou, cuatro frente al Celta y tres en El Madrigal-. Gorostiza y su consejo achacan este arranque de Liga al alto número de bajas tenidas (Fran Rico, Pedro León, Yoel Rodríguez, Iván Alejo, Ramis...) que han obligado a alterar el paso en la siempre difícil tarea de lograr encajar todas las nuevas piezas y al duro calendario al que ha debido hacer frente el equipo, con enfrentamientos ante cuatro clubes europeos (Sevilla, Barcelona, Athletic y Villarreal) y el semifinalista en la última Europa League (Celta). Se considera que el fútbol del Eibar está por encima de lo que dice su clasificación aunque se advierte de que no hay que olvidar de dónde viene el club a la hora de realizar cualquier análisis comparativo.

El mensaje de la presidenta es claro: «Debemos tener tranquilidad y no perder la cabeza. La receta es trabajo y más trabajo». Es lo que trasladó ayer en una visita a este periódico con motivo de la inauguración de los nuevos estudios de Teledonosti trasladados desde el polígono de Zuatzu a Ibaeta.

Gorostiza defiende que el peor error en el que este equipo podría incurrir a estas alturas, con solo siete jornadas disputadas, es que la clasificación le hiciera convertir en inquietud la confianza en sus fuerzas que sigue sintiendo el vestuario. Está convencida de que el equipo va a ir a más a medida que recupere efectivos -Ramis será el primero en volver- y corrija los desajustes defensivos que tanto le han castigado en las últimas jornadas, especialmente en el partido ante el Celta en Ipurua (0-4), el que se considera el tropiezo más inesperado, el que no entraba en ninguna quiniela.

El calendario más amable al que debe hacer frente el Eibar en las próximas jornadas (Deportivo, Real Madrid, Celta, Levante, Real, Betis, Alavés...) debería ayudar a que el Eibar escale posiciones, toda vez que su capacidad competitiva ha quedado demostrada ante rivales de similar potencial como el Málaga o el Leganés, a los que derrotó.

No quita para que, en función de cómo avancen las recuperaciones de Pedro León y Fran Rico, el Eibar tire de los jugadores que tiene fuera. Sigue de cerca a los cedidos en el Numancia (Elguezabal y Pere Milla) y en el Valladolid (Pablo Hervías) por si hubiera que repescarlos en el mercado de invierno. Elguezabal no está jugando con regularidad aunque se le tiene muy presente por el buen resultado que dio en pretemporada, Milla está viendo puerta con facilidad cuatro goles y Hervías es fijo en el segundo clasificado de la Liga Santander.

Antes de valorar estas opciones, la presidenta cree firmemente en los jugadores que están, son ellos los que tienen que sacar del pequeño lío al Eibar, y por supuesto los primeros interesados en salir de este bache. Gorostiza no tiene dudas de las aptitudes futbolísticas de los jugadores para superar esta deriva en la que andan metidos y sólo cabe esperar que el técnico tenga la capacidad de motivarles y serenarles como para que den la medida aproximada de su capacidad.

La máxima responsable del Eibar entiende además que el equipo tiene la suerte de tener una afición «maravillosa» detrás que le recibe con cariño en cada partido pese a que reciba algún disgusto que otro y que siempre saca fuerzas de dónde no hay para animar a su gente, a pesar de la sensación de impotencia que dejó en algunos momentos en su última comparecencia ante el Celta. «Saldremos adelante», augura.

Más

Fotos

Vídeos