S.D. Eibar

Conjurados para reaccionar

Los jugadores del Eibar se ejercitan en Atxabalpe antes de recibir al Deportivo de La Coruña hoy en Ipurua. / MORQUECHO
Los jugadores del Eibar se ejercitan en Atxabalpe antes de recibir al Deportivo de La Coruña hoy en Ipurua. / MORQUECHO

El Eibar ansía lograr un triunfo que frene su caída y trasladar así la tensión al Deportivo

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Unos recurren a las meigas y otros a la ayuda divina de la Vírgen de Arrate. El caso es dar con el conjuro apropiado para lograr llevarse unos puntos que no van a decidir nada en esta octava jornada, pero que sí condicionarán el estado de ánimo del que se quede sin ellos.

Es, como dijo Mendilibar, un partido entre dos equipos «fastidiados» por un mal inicio de temporada que les tiene presos en la zona baja de la tabla, con solo un punto de diferencia entre ambos, pero que es distancia suficiente para que los armeros reciban situados en puestos de descenso a los gallegos, que precisamente abandonaron esa plaza hace dos semanas tras ganar en el último suspiro al Getafe.

Todos en el club eibarrés se han empeñado en vender unidad y tranquilidad para darle la vuelta a esta situación, aunque después de sufrir tres goleadas consecutivas en las que han recibido 13 tantos, y con dos derrotas ya acumuladas en casa, un nuevo resultado negativo dificultaría cerrar la puerta a esos nervios que ya sobrevuelan sobre el vestuario armero.

Al menos, después de varias semanas marcadas por las noticias negativas, el equipo azulgrana ha acogido con ilusión la recuperación de Iván Ramis, el principal puntal de la defensa armera tras la marcha de Lejeune, que permanecia en el dique seco desde que cayó lesionado en la tercera jornada ante el Sevilla. Quizás esté corto de ritmo, pero su presencia en el once se antoja imprescindible para taponar la sangría anotadora que está padeciendo la escuadra eibarresa, la más goleada del campeonato.

La presencia del balear será la principal novedad, pero no la única, ya que también podría producirse el retorno del portugués Paulo, que en los tres primeros partidos pareció entenderse bien con el veterano mallorquín. También Gálvez había superado los problemas muculares que había arrastrado en las últimas semanas, pero finalmente, el granadino ha sido el descartado de la lista junto a Inui.

La baja del japonés también provocará algunas modificaciones en ambos flancos, para los que Mendilibar dispone de algunas alternativas. Si apuesta por lo conocido, Bebé y Rubén Peña se repartirían las bandas, pero también podría retrasar la posición de Kike García, algo que ya ha probado en otras ocasiones, aunque con escaso éxito, adelantar a Capa e incluso también a Juncà.

Más lejos se ve el retorno de Pedro León, inmerso en un tratamiento con células madres con el que se intenta evitar un nuevo paso por el quirófano, mientras que renace la esperanza de poder ver en un corto espacio de tiempo a Iván Alejo, que ya ha comenzado a tocar balón.

Juegue quien juegue, el técnico espera de ellos que recuperen la intensidad y la ambición que sí mostraron en las dos primeras jornadas ante el Málaga y el Athletic, para lograr no solo unos puntos que se necesitan como el comer, sino también las buenas sensaciones que traigan de nuevo la tranquilidad a Ipurua.

Asignaturas pendientes

El Deportivo, por su parte, acude a Ipurua con dos asignaturas pendientes, la que tiene fuera de casa, donde solo ha logrado una victoria en sus veintidós últimos desplazamientos, y la de consolidar su recuperación en el campeonato con el segundo triunfo sucesivo, algo que no logra desde noviembre de 2015.

El técnico del conjunto gallego, Pepe Mel, superó un ultimátum antes del parón de LaLiga por los partidos de las selecciones nacionales, ganó al Getafe con remontada incluida (2-1), sacó al equipo de las posiciones de descenso y ahora necesita adaptarse a las medidas de Ipurua y contrarrestar la intensidad del Eibar para consolidar la recuperación y ganar tranquilidad.

Los quince días de descanso por los compromisos internacionales le han servido para recuperar a última hora a Lucas Pérez, que ha superado una fuerte contusión en el muslo de la pierna izquierda, aunque sigue teniendo las bajas por lesión de Pedro Mosquera, Carles Gil, Adrián López y el portero Rubén Martínez.

A ellos se han sumado Gerard Valentín, con una contusión en la tibia, y el suizo Fabian Schär, que regresó de su selección con molestias en los isquiotibiales y Mel ha preferido darle descanso.

En el once, Alejandro Arribas suplirá la baja de Schär, salvo que el técnico se decante por el exjugador del Eibar Raúl Albentosa, que aún no ha tenido minutos esta temporada, y es probable que, a pesar de la recuperación de Lucas Pérez, forme de inicio el internacional rumano Florin Andone.

La alineación puede deparar más novedades por el cansancio de los internacionales que tuvieron que cruzar el Atlántico.

Más

Fotos

Vídeos