COLAPSADOS ANTE UN MURO

El Getafe hizo su partido, con un esquema muy férreo que no pudo superar un Eibar que solo contó con las acciones de Pedro León |

J.A. REMENTERÍALA CONTRACRÓNICA

El Eibar no vio el modo de desbloquear al Getafe. Los armeros tuvieron momentos, destellos individuales de Pedro León y Orellana, pero sin más, sin ninguna profundidad productiva. Por recordar, la mejor ocasión llegó de una internada de Pedro León que, de tiro cruzado, obligó a Guaita a responder con un despeje para dejar el balón suelto. La situación no la aprovechó Kike García. El delantero armero solo tenía que empujar la pelota, a puerta vacía, pero inexplicablemente se trastabilló y erró la ocasión más clara del Eibar.

El Getafe, con juego largo, amarrando bien en defensa y centro del campo, se llevó el partido. Un centro de Faycal al segundo palo bastó para que Olivera sorprendiera ganando la espalda a Capa y rematara de cabeza a la red. Se acabó la película. El partido se hizo largo para un Eibar que lo intentó ante un rival que se dedicó a romper el ritmo con triquiñuelas y la permisividad de Iglesias Villanueva: al mínimo contacto, al suelo. Ipurua se desesperó.

El Eibar llega cuando entran en juego Orellana y Pedro León. El chileno estuvo bien vigilado por Damián y Faycal. Tuvo sus momentos, especialmente en la segunda mitad, pero su juego no tuvo continuidad regular. La banda de Orellana y Capa, la derecha, no se prodigó en ataque, no aportó lo suficiente. Muy especialmente, en la primera parte. No hubo frescura.

Mendilibar trató de reactivar el juego ofensivo, retiró a Escalante y puso a Jordán, que pasó desapercibido. Antes, en el descanso, dejó en la caseta a Kike García, jugador que acusa falta de chispa, no en vano ha sido el único delantero durante muchas jornadas ante las lesiones. Entró Charles, pero más de lo mismo, sin presencia, no fue referencia, además de estar bien sujeto por la defensa getafense. El banquillo tuvo otro intento de dar mordiente. Se fue Juncá y Peña se colocó en el lateral izquierdo para que Alejo entrara por delante y Orellana se ubicara por dentro. Intento vano. La firmeza defensiva del Getafe y las constantes interrupciones llenaron de fustración e impotencia a los armeros.

El Eibar no fue capaz de asestar el golpe sobre la mesa, e incluso en el tramo final dio la sensación de estar fatigado. Lombán y Paulo Oliveira volvieron a ser la pareja de centrales y cumplieron, como ocurriera en Cornellá. Quien sí destacó por su voluntad y trabajo fue Rubén Peña, que luchó e interceptó en varias ocasiones la salida de balón, pero no superó a los zagueros visitantes. Pedro León fue lo mejor del Eibar, de sus botas salieron algunas jugadas que llevaron algo de peligro. El Eibar no pudo cumplir los deseos de Mendilibar de encadenar la segunda victoria consecutiva, no tiene esa capacidad, está limitado de fuerzas para cumplir el propósito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos