SD Eibar

La dificultad de una ciudad deportiva en Eibar

Un solar situado en lo alto del polígono de Azitain es la ubicación elegida en Eibar./MORQUECHO
Un solar situado en lo alto del polígono de Azitain es la ubicación elegida en Eibar. / MORQUECHO

La opción eibarresa es más pequeña, más cara y presenta problemas burocráticos, mientras en Mallabia se requiere una importante obra de desmonte El club se debate entre unos terrenos en lo alto de Azitain y una zona de pinar en Areitio

LETIZIA GÓMEZ

El futuro y la consolidación del Eibar en Primera pasa, según ha venido insistiendo el club en los últimos meses, por tener una ciudad deportiva, un ambicioso proyecto que no deja de ser un quebradero de cabeza por las innumerables complejidades que presenta su construcción, especialmente si se decide edificarlo en la localidad armera, como reclama buena parte de la masa social. La entidad azulgrana también comparte este deseo y, por eso mismo, en la Junta de accionistas que se celebrará durante el próximo mes de julio, además de la ya adelantada opción de ubicarla en el alto de Areitio, en el término municipal de Mallabia, también planteará la posibilidad de situarla en lo alto del polígono de Azitain, en el solar situado después de la última empresa que ocupa el terreno industrial.

Después de remover cielo y tierra en busca del terreno que se adaptara a las exigencias subrayadas por los técnicos del club, el Eibar se ha decidido por estas dos alternativas, después de descartar también una tercera opción en la zona alta de Matsaria debido a que presentaba obstáculos imposibles de solventar. Y es que la superficie que mejor se adecua a las necesidades de los armeros pertenece a un propietario privado que cuenta con la concesión del terreno para los cuatro próximos años, por lo que además del precio del solar también habría que abonar una cantidad adicional por el lucro cesante de su actividad.

Una regata que desviar

Pero ni Azitain ni Mallabia son opciones libres de trabas. Al contrario. El emplazamiento elegido en Eibar no tiene suficiente espacio para dar cabida al plan diseñado, que incluye cuatro campos, la grada y el edificio que albergaría los vestuarios, el gimnasio, la sala de prensa y la cantina. A ello se une el elevado precio solicitado por los dueños de esta propiedad compartida, y la dificultad que entraña que el solar esté surcado por una regata que es preciso desviar, para lo que sería necesario obtener el permiso de la Confederación Hidrográfica, cuya competencia en materia de aguas recae en el Gobierno Vasco a través de la Agencia Vasca del Agua. En definitiva, es un espacio mucho más caro, más pequeño y con trámites burocráticos por resolver que se pueden prolongar en el tiempo.

El de Areitio, en cambio, cumple la mayor parte de las necesidades, puesto que la extensión del terreno permitiría construir unas instalaciones que ocupen los 50.000 metros cuadrados que contempla el proyecto más ambicioso, que incluye cuatro campos, dos de ellos de hierba artificial, y además, la adquisición de los mismos supondría un desembolso sensiblemente inferior al que habría que abonar en Eibar, aunque las cifras que se barajan siguen siendo una incógnita.

El pinar situado tras el antiguo restaurante Esparru, en Areitio, es la opción de Mallabia.
El pinar situado tras el antiguo restaurante Esparru, en Areitio, es la opción de Mallabia. / MORQUECHO

Sin embargo, el terreno situado detrás del antiguo restaurante Esparru, en desuso desde hace años, es actualmente un pinar en el que incluso hay algunos barrancos, por lo que obligaría a realizar una gran obra de desmonte y movimiento de tierras que correría a cuenta del Eibar.

Opiniones divergentes

Pese a que en el Consejo existen opiniones divergentes al respecto, el club someterá a la aprobación de sus accionistas estas dos alternativas resultantes de su extensa búsqueda e incluso también cabe la posibilidad de que se plantee votar no llevar a cabo el proyecto al cuestionar la necesidad de contar con unas instalaciones de semejante envergadura.

La millonaria inversión genera cierto vértigo, pese a la excelente salud de las arcas armeras, porque al desembolso que requerirán estas instalaciones hay que sumarle el coste de la nueva tribuna oeste.

A cambio, el Eibar se ahorraría los más de 2.000 euros que abona mensualmente al Ayuntamiento de Arrasate por el alquiler de los campos de entrenamiento de Atxabalpe y también dejaría de pagar el arrendamiento del campo de Matiena que el filial usa para entrenar.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos