Cerrar la puerta de Ipurua y tirar la llave

Ivi Alejo, Sergi Enrich, Charles Dias y David Lombán cargan con una portería durante un entrenamiento en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO
Ivi Alejo, Sergi Enrich, Charles Dias y David Lombán cargan con una portería durante un entrenamiento en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO

El Eibar quiere taponar ante el Betis la fuga de puntos que viene sufriendo en su propia casa

LETIZIA GÓMEZ EIBAR

El Eibar solo ha sido capaz de embolsarse cinco de los 15 puntos que se han puesto en liza en Ipurua, una fuga de tamaño considerable que el equipo armero debe intentar taponar empezando por sumar de tres en tres primero ante el Betis, y después en unos cuantos de los ocho partidos que le restan de aquí al final de la primera vuelta. Y por lo visto hasta ahora, la única vía posible para conseguirlo es cerrar la puerta, tirar la llave y confiar en poder derribar al menos una vez la del contrario.

Se esperaba que las dos largas semanas de parón sirvieran para que el equipo recuperara efectivos, y así ha sido en el caso de Iván Alejo, disponible por primera vez desde que se lesionó el pasado 9 de septiembre, y también en lo que respecta a Escalante, aunque en su caso hay más dudas de que se haya restablecido por completo del esguince de tobillo que sufrió ante el Levante y por eso mismo Mendilibar ha vuelto a llamar al canterano Imanol Sarriegi. Y no menos importante. También vuelve el capitán tras cumplir su sanción por acumulación de amonestaciones.

Tres noticias positivas que se han visto empañadas por la nueva recaída sufrida por Pedro León, que tendrá que permanecer otros tres meses más alejado de los terrenos de juego tras tener que volver a pasar por el quirófano para solucionar los persistentes problemas en su rodilla izquierda.

El Eibar quiere ganar por él y para él, pero sobre todo porque después de siete partidos consecutivos sin catar un triunfo, los azulgranas necesitan como el comer una victoria que les demuestre que tienen capacidad para lograr el objetivo marcado y que lo ocurrido hasta ahora no es más que la consecuencia de un cúmulo de desgracias.

Al menos, y a diferencia de semanas anteriores, al técnico hasta le sobran jugadores (ha convocado a 20) y se da con un canto en los dientes porque puede incluso aparcar el esquema de tres centrales con dos carrileros que ha venido utilizando con escaso éxito en los últimos partidos y volver a apostar por volcar el juego por las bandas que tanto le gusta y que tan buenos resultados le depararon en las dos anteriores campañas.

Esa es la principal duda que, por supuesto no quiso resolver, aunque sí que remarcó que con la vuelta de Iván Alejo el equipo ganará en velocidad, desborde y también en ilusión, porque el joven vio cortada su proyección nada más debutar en Primera y pretende recuperar el tiempo perdido.

Es hora de reaccionar y de deshacerse del miedo a perder para cambiarlo por las ganas de vencer, y para ello, además de corregir todos los errores que tanto están lastrando a los armeros, también hay que mejorar el bagaje anotador, algo que solo se consigue potenciando el juego ofensivo.

Hasta ahora Mendilibar ha depositado sus esperanzas goleadoras en Kike García y Sergi Enrich, dos jugadores a los que les está faltando el olfato que sí mostraron el año pasado. Su confianza en ellos es férrea, pero el técnico no olvida que también tiene a Charles, que por de pronto ya ha marcado dos, por lo que podría ser uno de los cambios que introduzca en busca del ansiado punto de inflexión.

Una necesidad diferente

El Betis también viene famélico de competición. Regresa a la competición tras diecisiete días de parón -su último partido oficial fue en el Villamarín ante el Getafe (2-2) el pasado viernes 3 de noviembre-, y lo hace con la necesidad de reencontrarse con un triunfo debido a que el empate cedido en casa ante los madrileños se sumó a la derrota sufrida en su visita al Espanyol (1-0).

Se han aburrido de esperar la llegada del partido y también de sus internacionales repartidos en diversas selecciones, como el sub-21 español Fabián Ruiz, el mexicano Andrés Guardado, el rumano Alin Tosca y el argelino Aïssa Mandi.

En Eibar puede volver al equipo titular el lateral izquierdo danés Riza Durmisi, y también podría dar entrada desde el inicio en el centro del campo a Víctor Camarasa. Setién aún no puede contar con el central marroquí Zou Feddal, convaleciente de una dolencia en la pierna izquierda, ni con el extremo costarricense Joel Campbell, quien llegó en pretemporada cedido por el Arsenal con una lesión de la que no se acaba de recuperar.

En la delantera el que tiene más posibilidades de ser titular es Sergio León, un jugador que el año pasado estuvo a punto de recalar en el Eibar y que finalmente fichó por Osasuna, alegando que allí iba a contar con más minutos que aquí. Descendió con el cuadro rojillo, pero tras desechar de nuevo la oportunidad de vestir la camiseta armera, este verano fichó por el Betis, con el que ya lleva cuatro goles.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos