SD Eibar

Una cenicienta que no necesita que ningún príncipe la rescate

Once meses después de haber conseguido su ascenso a Primera, el Girona toca con los dedos el billete para viajar a Europa

L. G. EIBAR.

Hace solo unas semanas Pablo Machín se deshacía en elogios hacia su equipo y ayer volvió a confesar que «a mí mismo me sorprende lo que estamos consiguiendo». A él y a casi todo el mundo, porque ver al cuadro gerundense pegado a los grandes no deja de ser uno de esos pequeños milagros que regala a veces el fútbol.

Es cierto que el club albirrojo está sustentado por el Manchester City y que eso reporta algunas ventajas que, por ejemplo, el Eibar no tiene. Pero en ningún caso se le puede restar mérito alguno a la campaña realizada por un plantel que hace justo un año tocó las puertas del cielo al ascender por primera vez en su historia a Primera.

Fue tildado como la cenicienta del grupo porque por presupuesto y trayectoria muchos pensaban que no tendría mucho que decir en esta categoría, pero al igual que ocurrió con el club azulgrana, el Girona ha demostrado que tiene los zapatos de cristal bien atados y que no necesita ningún príncipe que le rescate.

Cuando empató ante el Atlético en Montilivi en la jornada inaugural se dijo que era la suerte del principiante. Pero cuando dos meses después fue capaz de imponerse con todas las de la ley al Real Madrid (2-1), se pudo comprobar que era un equipo a tener en cuenta, capaz de soportar golpes como el 4-1 que le endosó el Eibar en vísperas de la Navidad. Fue un accidente ante un equipo que por entonces se salía, pero se ha bastado por sí mismo para ser, de facto, el equipo revelación de la temporada y el segundo mejor recién ascendido de la historia .

De ahí que el técnico del Girona, Pablo Machín, reivindicara ayer en la previa del duelo ante los eibarreses que todos los que integran el equipo tienen «que estar orgullosos» de lo que están haciendo en una temporada histórica.

Han cumplido con creces, pero quieren ponerle la guinda a una campaña de ensueño. «El reto de pelear por Europa es muy importante y está al alcance de pocos», remarcó el soriano, concediendo al choque la calificación de final. La primera de las tres que quieren ganar.

Con el contundente 4-1 encajado en Ipurua en el duelo de la primera vuelta todavía en la memoria, Machín destacó que el Eibar es un equipo «muy intenso» y que, «para ganarles, tendremos que estar a nuestro máximo nivel».

No parece estarlo después de tres jornadas consecutivas sin puntuar en Montilivi, pero el vestuario gerundense tiene ganas de «volver a sentir lo que es ganar en casa». No se rinden. «Después de lo que hemos uchado hasta ahora, como para acabar poniendo las cosas fáciles a los rivales», declaró Machín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos