Rival

El Real Madrid llega a Ipurua con más moral que razones

Su buen resultado en Europa ha fortalecido la posición de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid. / EFE
Su buen resultado en Europa ha fortalecido la posición de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid. / EFE

Eliminar al PSG refuerza al equipo de Zidane, que visita el sábado al Eibar en su mejor momento de la temporada

LUCA CORSI SAN SEBASTIÁN.

En apenas tres semanas, Zinedine Zidane ha pasado de equivocarse en todas sus decisiones a manejar los partidos a su antojo y con la maestría más propia de un genio de los banquillos. Una plantilla necesitada de un vuelco total a primeros de febrero es la mejor del planeta en marzo. Sin debate posible.

Así se deduce de los comentarios de la prensa madridista, inyectada de optimismo después de que su equipo haya eliminado al París Saint-Germain, todopoderoso hace unas fechas y reducido a cenizas ante un equipo merengue que en ese mismo periodo de tiempo ha pasado de mobylette averiada a rodillo imparable capaz de arrasar todo lo que encuentre en el camino. Así es el fútbol actual.

El Real Madrid llega más cargado de moral que de razones a Ipurua, donde el Eibar le espera el sábado a las 13.00 horas. Conviene no olvidar que en su última salida en Liga cayó 1-0 frente al Espanyol, resultado que pone en entredicho la recuperación del tercer clasificado, a quince puntos del líder, el Barcelona, y a siete del segundo clasificado, el Atlético de Madrid.

El conjunto de José Luis Mendilibar se medirá a un Real Madrid con dos caras y más pendiente del sorteo europeo que de un título de Liga que se le escapó de las manos hace ya un par de meses por culpa de sus malos resultados. De todas maneras, atraviesa su momento más dulce de la temporada, lo que le hace temible.

Además, Zidane recupera a Kross, que salió en la segunda parte en el Parque de los Príncipes ante el PSG, y es posible que también pueda contar con Modric, siempre que el entrenador y los servicios médicos del Real Madrid consideren que no hay riesgo de recaída en la lesión del centrocampista croata, pieza fundamental del engranaje blanco.

La eliminatoria de la Liga de Campeones ha fortalecido la posición de Lucas Vázquez y Marco Asensio, fundamentales en el 4-4-2 del técnico francés para neutralizar al París Saint-German. La apuesta por su velocidad y su verticalidad, con el apoyo defensivo del doble pivote formado por Casemiro y Kovacic, ha resultado fundamental para alcanzar los cuartos de final de la Champions. Tanto para la reacción del Bernabéu como para el partido control del martes en la capital gala.

El concurso de ese mediocampo se presume fundamental ante un Eibar que tratará de presionar y dificultar las combinaciones de unos jugadores con indudable capacidad física y que parecen haber alcanzado una frescura que les ha faltado durante algunas fases de la temporada.

En estos momentos, el estado de ánimo juega un papel primordial en el rendimiento madridista. De su talante dependerá en buena parte ver en Ipurua a la mejor versión del Real Madrid o a una de segundo o tercer orden con la mente más puesta en los cuartos de final de su competición fetiche que en un Eibar con ganas de recuperar la séptima plaza.

Unai Emery, en el alambre

Una lectura a la edición de ayer del diario deportivo francés L'Equipe basta para entender el futuro que le espera a Unai Emery al frente del PSG. «Emery hacia la salida» titula en una información dedicada al de Hondarribia. «La eliminación ratifica la marcha del técnico vasco. Salvo improbable cambio brusco de opinión, será reemplazado este verano».

Añade la información que el club parisino, con el director deportivo Antero Henrique y el presidente Nasser al-Khelaïfi al frente, ha comenzado «a explorar el mercado» y a «tantear el terreno de candidatos potenciales».

Su contrato expira en junio y en uno de sus apartados recoge la opción de seguir un año más en caso de alcanzar las semifinales de la Champions League, condición que no se ha cumplido. Del mismo modo, los máximos responsables del PSG descartan precipitar la marcha del entrenador y abrir una posible crisis con su relevo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos