SD Eibar

Inmenso doble reto ante el coloso blaugrana

La plantilla azulgrana rearma su confianza en su campo base de Atxabalpe antes de afrontar el desafío de altura que le espera hoy en Ipurua. / MORQUECHO
La plantilla azulgrana rearma su confianza en su campo base de Atxabalpe antes de afrontar el desafío de altura que le espera hoy en Ipurua. / MORQUECHO

El Eibar busca acabar con la imbatibilidad del Barcelona y romper el gafe que le impide ganar a un grande

LETIZIA GÓMEZ

No es un ahora o nunca, pero sí un ya va tocando que uno de los titanes de la Liga muerda el polvo en Ipurua. El Eibar está en su mejor momento de la temporada y, probablemente de su corta historia en Primera, y es precisamente a lo que se agarra para soñar despierto con derribar dos mitos, el de poner fin a la imbatibilidad de un Barcelona que ha cedido cinco empates pero ni una sola derrota en la Liga, y a su vez el de acabar con esa especie de sortilegio que le ha impedido rascar aunque sea solo un punto en sus partidos ante los tres titanes de la categoría.

La racha de resultados que le han incluido en el club de los privilegiados de la tabla y el embrujo de Ipurua son las principales bazas de un conjunto armero que quiere brindar a su afición otra tarde mágica como las que ya se han vivido esta temporada con las manita endosadas primero al Betis y después al Sevilla, convertido en rival directo de los eibarreses en la lucha por los pocos billetes que se reparten para viajar por Europa.

Si los jugadores de Mendilibar tienen la mitad de confianza y de ilusión que los seguidores eibarreses ya habrán recorrido la mitad del camino para llegar a un objetivo que se le ha resistido en las tres anteriores citas ante los culés, que tienen por costumbre pasearse por el césped de Ipurua capitaneados por un Messi que tiende a lucirse siempre ante los armeros.

La sensación de inferioridad por esos más de 600 millones de presupuesto que les separa se ha transformado en una confianza máxima fruto de un juego que hasta ahora solo el Atlético de Madrid ha logrado contrarrestar y con muchas dificultades.

Para intentar solventar con éxito este doble reto de gigantescas dimensiones, el preparador del Eibar dispone de todo su arsenal, a excepción de los lesionados Fran Rico y Sergi Enrich, cuya ausencia ha sido muy bien cubierta por un Kike García contagiado por la excelente racha del equipo.

El conquense se perfila de nuevo como titular en la punta de ataque, aunque está por ver si lo hace en solitario o acompañado por Charles Dias, el aún 'pichichi' del cuadro armero con seis goles. Y es que la mayor duda que se cierne sobre el once que el de Zaldibar pueda tener en mente es precisamente la de descubrir si dibujará un esquema con dos puntas, como viene siendo habitual desde que se inició el vertiginoso ascenso de los armeros a las alturas, o si optará por reforzar el centro del campo con la inclusión de un tercer centrocampista, ya sea Escalante para las tareas de contención, o bien Joan Jordán para impulsar el juego ofensivo junto a Orellana e Inui.

Lo que sí parece claro es que no va a haber cambios ni en la línea defensiva, muy asentada en los últimos encuentros con Peña y Cote en los laterales y Ramis y Arbilla en el eje de la zaga, y que tampoco va a romper la pareja de hecho formada por Dani García y Pape Diop en la medular.

Los once que salten más los 7.000 espectadores que propiciarán el primer lleno hasta la bandera de la temporada empujarán sin descanso para que el final de la película no sea el mismo de siempre.

Algo más que un trámite

Hasta ahora, las visitas del Barcelona han resultado ser un trámite que los culés han resuelto con victorias fáciles y casi siempre muy abultadas. Pero ni deben ni quieren confiarse. Después del tropiezo en casa ante el Getafe, que ha permitido al Atlético de Madrid recortarle dos puntos en la clasificación y con la mirada puesta en la ida de 'Champions' ante el Chelsea, el Barcelona no quiere sembrar ninguna duda.

El dilema para Ernesto Valverde es el de casi siempre, reservar a los mejores o salir con todo a por su decimonoveno triunfo. Para el partido recupera a Samuel Umtiti, ausente por sanción en el último encuentro liguero, mientras que el renqueante Gerard Piqué podría ceder su puesto al colombiano Yerry Mina, que ya se estrenó con buena nota en Getafe.

El preparador culé también podría plantearse dar un respiro a Iniesta e incluso a Paulinho en la medular, con la vista puesta en Stamford Bridge.

Muchas posibilidades abiertas frente a un rival que desde que debutó en Primera ha recibido 26 goles en sus siete enfrentamientos frente al Barcelona, 12 de ellos firmados por Messi.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos