SD Eibar

Forzado a abrir la puerta de salida

Mendilibar gesticula durante un entrenamiento de esta temporada en Atxabalpe. / MORQUECHO
Mendilibar gesticula durante un entrenamiento de esta temporada en Atxabalpe. / MORQUECHO

Con el retorno de los ocho cedidos, el Eibar tiene a 25 jugadores en nómina. Además, Mendilibar quiere reforzar cinco puestos y trabajar con un máximo de 23 efectivos, por lo que el club tendrá que aligerar la plantilla

LETIZIA GÓMEZ

'Overbooking' total en el Eibar. Pese a que el final de la temporada ha supuesto el adiós definitivo de siete jugadores -Jovanovic, Capa, Lombán, Inui, Dani García, Fran Rico y Juncà-, el conjunto armero se enfrentará a un grave problema de espacio cuando los ocho futbolistas que tiene cedidos en otros equipos -Bebé, Gálvez, Nano, así como los fidelizados Elgezabal, Pere Milla, Hervías, Calavera y Nano Mesa- retornen para cumplir los contratos que tienen firmados.

Y es que, a expensas de los movimientos que se produzcan a lo largo de este verano, lo cierto es que a día de hoy José Luis Mendilibar tiene a 25 efectivos bajo su mando, que completan el cupo de fichas permitido. Él mismo señaló que quiere trabajar con un máximo de 23 jugadores y que a su vez necesita reforzar al menos cinco posiciones. Al club no le queda más remedio que abrir la puerta de salida para aligerar la plantilla.

La lista de candidatos a abandonar la entidad eibarresa está encabezada por Alejandro Gálvez, que ya está negociando la rescisión de su contrato tras manifestar en varias ocasiones su intención de quedarse en la UD Las Palmas, aunque eso le suponga bajar un peldaño para jugar en Segunda División.

Sobre el Eibar

Otro de los que también tiene todas las papeletas para marcharse es Nano Mesa, el fichaje más caro del club hasta que los tres millones que se pagaron por él fueron superados por los cuatro que costó Paulo Oliveira, aunque en su caso, sería necesario que el Sporting ascendiera para que se hiciera efectiva la opción de compra obligatoria por parte de los gijoneses.

Vender a Bebé, en cambio, se antoja un proceso más complicado porque el 50% de los derechos federativos pertenecen al Benfica y sería necesario consensuar cualquier operación con el conjunto portugués. En cualquier caso, siempre queda la opción de cederlo, como sucedió en el mercado invernal cuando fue prestado al recién ascendido Rayo Vallecano.

El plan respecto a los fidelizados consiste en que se presenten el próximo 9 de julio en el inicio de la pretemporada, que se pongan bajo la batuta de Mendilibar y se esfuercen en convencerle para que se queden.

En este sentido, el que más opciones tiene de formar parte del próximo plantel es Jordi Calavera, que después de gran papel que desempeñó en la pasada campaña en el Lugo y de su convincente rendimiento en el Sporting de Gijón, reclama a gritos su oportunidad para debutar con el Eibar en Primera. De hecho, entre las posiciones a reforzar no se incluye el lateral derecho, porque el club entiende que ese puesto estaría bien cubierto con el catalán, así como con Rubén Peña.

La dirección deportiva también valora de forma muy positiva la participación del extremo Pablo Hervías en el Valladolid y la del delantero Pere Milla en el Numancia, mientras que esperaba en que el central Elgezabal tuviera un mayor protagonismo en el cuadro soriano.

Mientras que el capítulo de fichajes está paralizado de momento, ayer David Juncà se despidió del Eibar y de su afición por twitter.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos