SD Eibar

Amaia Gorostiza: «Necesitamos instalaciones a la altura de Primera que nos permitan crecer y nos aporten patrimonio»

Amaia Gorostiza, presidenta del Eibar, durante la entrevista en Ipurua./MORQUECHO
Amaia Gorostiza, presidenta del Eibar, durante la entrevista en Ipurua. / MORQUECHO

La presidenta azulgrana se felicita por la «extraordinaria» temporada y cree que es el momento de fortalecer las estructuras del club

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

Una vez cerrada una campaña calificada como histórica, el Eibar afronta el reto de hacer realidad su proyecto más ambicioso, la ciudad deportiva, un asunto que ocupa gran parte del tiempo de Amaia Gorostiza. La presidenta defiende que un club de Primera como el Eibar necesita unas instalaciones a la altura de la categoría, porque «no podemos seguir entrenando a todos nuestros equipos en cuatro campos diferentes». En el debate entre construirla en Eibar o en Mallabia, recalca que «necesitamos cuatro campos para cubrir nuestras necesidades y en Eibar no hay sitio». La entrevista se realizó antes de que el jueves se conociera el auto de procesamiento de Sergi Enrich y los exjugadores Antonio Luna y Eddy Silvestre por la grabación y distribución de un vídeo de contenido sexual. Cuestionado al respecto, el club y la presidenta declinaron hacer declaraciones.

- Otro año para el recuerdo...

- Ha sido la mejor temporada que ha hecho el primer equipo en toda la historia. Ha sido una temporada extraordinaria, pero para toda la estructura, porque todos los equipos han hecho una campaña brillante. Se están recogiendo los frutos de todo el trabajo que se viene realizando en los últimos años.

«El día que perdamos de vista que el objetivo es seguir en Primera será el principio del fin»

- Se puede decir que el Eibar está en su máximo esplendor...

- Estamos bien. Muy saneados, lo que nos permite acometer nuevos retos, pero insisto en que es fruto de un trabajo que no se hace de un día para otro. Desde que subimos a Primera se ha ido fortaleciendo la estructura a nivel deportivo, a nivel de entrenadores, staff, psicólogo, médicos, nutricionistas... todo esto nos da fuerza para poner en valor el trabajo que se hace. Vamos a seguir en esta línea sin ponernos fronteras. A ver hasta dónde podemos llegar.

- Cada año se antoja más difícil lograr los objetivos, pero una vez más el Eibar se ha superado...

- Es que muchas veces se desconoce el trabajo que se hace aquí dentro. Solo se ve lo que es visible, pero para eso hay que trabajar mucho en las trincheras. Nuestro principal objetivo tiene que ser mantenernos en Primera cuanto más tiempo mejor. El día que perdamos de vista este objetivo, será el principio de nuestro fin.

- Sí, pero Europa se ha quedado grabada en la mente de muchos...

- Tenemos que hacer un buen equipo para mantenernos. No sé si somos conscientes de que hace siete años estábamos en Segunda B, donde hoy está nuestro filial. Se habla del aumento de ingresos que hemos experimentado, y es verdad, porque cuando subimos de Segunda a Primera dimos un salto vertiginoso en este sentido. El problema es que el primer año los salarios de los jugadores no eran muy diferentes a los de Segunda, pero eso ha cambiado de manera sustancial y ahora los salarios han subido a un ritmo que no se corresponde al crecimiento de los ingresos. Cada vez es más difícil encontrar jugadores que puedan competir en Primera con unos salarios asumibles.

- ¿Incluso en Segunda?

- Incluso ahí, que es nuestro hábitat natural. Se está produciendo una inflación tan brutal que se están cerrando los caladeros. Hay jugadores que seguimos de cerca, pero los precios de mercado son tan altos que no podemos entrar.

«Cada vez es más difícil encontrar jugadores con nivel para esta liga y salarios asumibles»

- Pero entonces tampoco podrán entrar el Leganés, Girona, Rayo, Huesca...

- Cada uno tendrá que saber hasta dónde puede llegar. Todos tenemos acotado el gasto, aunque tengamos dinero, y lo que tenemos ahorrado lo podemos emplear en inversiones para generar patrimonio para el club, pero no para fichar y pagar las fichas.

- Y ahí es donde entra en juego la ciudad deportiva. ¿El tema estrella o quebradero de cabeza?

- No sé qué concepto existe de la ciudad deportiva. Quizás la primera persona que se equivocó fui yo al denominarla así. Lo que pretendemos tener son unas instalaciones deportivas que cubran las necesidades mínimas de un club de Primera División. No queremos una ciudad deportiva monumental, ni se nos está yendo la cabeza. Hablamos de unos campos de entrenamiento para el primer equipo y toda su estructura, con una grada sencilla y un espacio acorde a nuestro tamaño y a nuestras posibilidades financieras.

- Es que se ha pasado de mirar cada euro en Segunda B a discutir si se gastan 10 o 25 millones en unas instalaciones...

- Fran Garagarza (director deportivo) lo explicó fenomenal. No se trata de discutir dónde, sino de qué es lo que necesita el Eibar para su desarrollo. Es lo que debe marcar el proyecto. Una vez fijado eso hay que determinar dónde hay terrenos para ubicar ese proyecto.

- Él hizo una encendida defensa de los cuatro campos, algo que ya avanzó usted que es imposible realizar en Eibar.

- En Eibar no hay terreno. A cualquiera le invito a sacar un mapa y que diga dónde se puede hacer. Él hablaba de llegar a la excelencia, que para mí es utilizar todas las sinergias posibles y optimizar nuestros recursos, no tener diez campos. No tenemos aires de grandeza. Hoy por hoy tenemos a nuestros equipos atomizados en cuatro sitios diferentes: Atxabalpe, Iurreta, Unbe y Anexo. Acabamos de anunciar la creación de dos equipos de fútbol inclusivo, lo que elevará a 15 el total de equipos, y Fran ya dijo que pretendía crear otros dos equipos más. No tenemos instalaciones para absorber todo esto. Pero es que además, estamos perdiendo grandísimas oportunidades de lograr ingresos y de engrandecer el club. Hemos tenido que rechazar solicitudes llegadas desde China, Japón o de Sudamérica para hacer campus de verano que habrían generado ingresos, pero no tenemos dónde acogerlos.

- Entonces, ¿se debe entender que si los accionistas se decantan por la ubicación eibarresa no se cubrirían las necesidades?

- La dirección deportiva y la dirección técnica han puesto sobre el papel las necesidades, y si ellos mismos han dicho que se precisan al menos cuatro campos, si se elige la opción de los tres campos, evidentemente la S.D. Eibar no va a crecer. Se tendría que empezar a disminuir el número de equipos para poder dar un servicio de calidad.

- En definitiva, una ciudad deportiva en Eibar no daría solución a los problemas del club.

- Tenemos que exponer bien los proyectos y explicar de manera concienzuda las necesidades. El primer equipo necesita dos campos, porque con nuestra climatología, el terreno no aguanta el desgaste de entrenar todos los días y hay que estar constantemente arreglándolo. Eso nos dejaría con solo un campo para el resto de la cantera, por lo que no arreglaría ninguno de nuestros problemas. El propio Mendilibar ha declarado que con tres campos no basta. Son ellos los que están solicitando esto. No es un capricho mío o del Consejo. Estar en Primera es el motor impulsor de este engrandecimiento y necesitamos esas instalaciones para seguir creciendo, para acoger a más equipos como los del fútbol inclusivo, para que los 190 niños de la Futbol Eskola no sigan apelotonados... Algo más queremos para nuestros niños.

- Y para atraer fichajes, ¿no?

- Todos nuestros jugadores hablan maravillas del Eibar, pero cuando les preguntan por las instalaciones de entrenamiento, tienen que confesar que trabajan a diario en un campo que se embarra constantemente y que el gimnasio es un barracón. Competimos en una Liga muy fuerte y no hay ningún equipo que tenga unas instalaciones deportivas diseminadas como las tenemos nosotros. Además, ahora pagamos unos arrendamientos muy altos. Estamos gastando y en nuestras instalaciones estaríamos invirtiendo y generando patrimonio. Sería un gravísimo error que dejásemos pasar la oportunidad de estar en Primera División y no hacer algo que quede para siempre para la S.D. Eibar.

- Se acusa al Consejo de decantarse por la opción más barata, es decir, la de Mallabia, en la que sí se podrían ubicar cuatro campos.

- Quien vea esto como una campaña electoral se equivoca. Formamos parte de un Consejo y las 13 personas que entramos en la sala nos ponemos la chaqueta de administradores de una empresa. Dentro del mismo Consejo hay disparidad de opiniones, pero a la hora de defender un proyecto como empresa, debemos defender todos lo mismo, lo que creemos que es mejor para el Eibar. Cada uno votará lo que crea conveniente, pero como Consejo debemos defender lo mismo.

- Una vez que se decida la ubicación, ¿cuándo se haría efectiva la ciudad deportiva?

- Antes de presentar el proyecto en las jornadas explicativas que realizaremos, debemos asegurarnos la posibilidad de tener los terrenos en las ubicaciones que tenemos en mente. Sin ese compromiso, sin ese precontrato para optar a comprarlos, no podemos avanzar.

- Una vez logrado eso, ¿cuánto se tardía en construirlo?

- Dos años mínimo, porque luego habría que hacer la agrupación de los terrenos, cambio de calificación urbanística...temas de administración burocrática que no están en nuestra mano articular.

La Junta, al caer

- Y, ¿Para cuándo se va a dar voz a los accionistas?, porque me consta que tenían la pretensión de realizar la Junta para este próximo 19 de junio.

- Nos encantaría poder hacerlo antes del 31 de julio, pero aún seguimos hablando con propietarios para poder firmar los precontratos de los terrenos. Sin eso, no podemos fijar una fecha.

- Con las vacaciones de verano en ciernes, pinta que se va para septiembre.

- Esperemos que no, pero también necesitamos que los ayuntamientos se comprometan a realizar una revisión de la recalificación. No es nada sencillo dar una fecha.

- En cualquier caso, ¿los accionistas podrán votar desde cualquier punto del mundo?

- Tenemos la votación telemática preparada. Hemos pasado todas las auditorías y está lista para arrancar. Nuestros deberes los tenemos hechos, pero estamos dependiendo de otras personas.

- ¿Hasta cuándo puede el Eibar garantizar el pago de los costes de mantenimiento de esas instalaciones en caso de descenso a Segunda e incluso a Segunda B?

- En los planes de viabilidad que tenemos se contempla el descenso a la categoría más baja que indicas.

- También preocupa dónde irán a parar los impuestos en función de dónde se construya.

- La S.D. Eibar tiene su sede social en Eibar y los impuestos se pagan en Gipuzkoa. Si se hiciera fuera lo único que habría que abonar fuera de aquí sería la licencia de obra, pero sería un solo pago. Los impuestos regulares los abonaríamos aquí.

«Reto a cualquiera a ver un mapa y decir dónde hay terreno en Eibar para cuatro campos»

- Con unas nuevas instalaciones, entiendo que se paliaría el problema de la captación de jugadores, además de evitar la la fuga de promesas a los equipos vecinos.

- Indudablemente, tener unas instalaciones adecuadas te da un plus que ofrecer a tus jugadores en cuanto a cuidados, tratamientos médicos, servicios como nutrición, psicólogo, fisioterapeutas... Si los tenemos a todos separados, la calidad de esos servicios disminuye. No son condiciones adecuadas. Unas buenas instalaciones tienen su influencia en la captación. Atraer es muy importante, pero es más importante que no se te vayan. Tenemos que conseguir que los jugadores quieran seguir aquí.

- Al hilo de esta cuestión. ¿Cómo están las relaciones con el Athletic y la Real? ¿Por qué no llegan cesiones que sí van hacia Leganés, por ejemplo?

- Quizás porque son muy caros y que tampoco ellos los quieren soltar, ya sea porque no pueden o porque somos una competencia directa. Además, se ha producido una inflación tal que hay jugadores de clubes que han descendido que nos pueden interesar, pero que no nos podemos permitir por los salarios que tienen.

- Un año de cesión de Borja Bastón costaría cuatro millones de euros...

- Pues a ver quién los paga, porque nosotros no podemos. Haces esfuerzos económicos para traer a jugadores que te ayuden a generar un núcleo fuerte. Hemos mejorado mucho en ese sentido, porque hace cuatro años cada temporada teníamos que reorganizar el equipo casi entero y ahora estamos en el lado contrario, con más jugadores de los que se pueden inscribir. La base fundamental ya está estructurada y eso es lo que hemos ganado, pero los sueldos medios han aumentado y las edades también han aumentado por este efecto. Y debemos recordar que ahora mismo ellos son nuestro único patrimonio. No tenemos nada, todo lo que tenemos en esta casa es gasto.

Despedidas significativas

- Este año se han producido pocas salidas, pero muy significativas. ¿Cómo se va a superar la 'Danidependencia'?

- El capitán no solo deja un gran hueco deportivamente, sino como persona, porque es extraordinario y con una gran fuerza en el vestuario. Es muy querido aquí y se le desea la mejor de las suertes. No creo que debamos hablar de su sustitución, sino de una incorporación que permita cubrir el puesto que ocupaba, porque dentro del vestuario hay gente muy capaz de coger la batuta y liderar el vestuario.

«Nos preocupa que teniendo el estadio más pequeño no seamos capaces de llenarlo»

- Se ve complicado lograr ese sentimiento de pertenencia que sí se percibe en la Real o el Athletic...

- En Eibar es mucho más difícil que los jugadores hagan una carrera como la pueden hacer en esos equipos desde niños, pero creo que nuestros jugadores sí tienen sentido de pertenencia, aunque es a ellos a los que hay que preguntar eso. En cualquier caso, nosotros trabajamos con muchísimas ganas para generar ese sentimiento.

- Ya le costó a Mendilibar decidirse a firmar y por lo que sé, ha habido cierto malestar por la tardanza. ¿Vio peligrar su continuidad?

-No. Es lógico que José Luis se haya tomado un tiempo para pensar porque habrá tenido novias por ahí. Nos habría gustado que nos hubiese contestado antes, no lo voy a negar, pero las cosas han ido bien y tenemos una relación superfluida.

«Ambos competimos en la misma categoría y debemos tratarnos de igual a igual»

- Más duro fue el golpe de Inui...

- Ese fue muy duro, porque no lo esperábamos. Estábamos convencidos de que todo iba bien, porque sus agentes nos habían dicho que las condiciones que ofrecíamos eran las adecuadas. Nuestra sorpresa fue que de la noche a la mañana cambiaron el rumbo. En cualquier caso, Takashi sigue siendo jugador del Eibar hasta el 30 de junio.

- ¿Y cómo es que ha sido anunciado oficialmente con el Betis?

- El Betis no tenía permiso del Eibar para anunciarlo y sus derechos de imagen son del Eibar hasta el 30 de junio. De hecho, el canon del Mundial que la federación japonesa debe pagar le corresponde al Eibar.

- Y pese a su marcha, ¿Insiste en que la puerta de entrada a Japón no se ha cerrado?

- Hemos trabajado el mercado internacional como SDEibar. Es cierto que nos hemos apoyado en la figura de Inui para adentrarnos en Japón, pero las relaciones las hemos establecido nosotros, como club. La salida de Inui es una marcha atrás, pero no una puesta a cero en el marcador. Tenemos que seguir trabajando. De hecho, la directora general ha estado recientemente en Barcelona con una delegación de empresarios japoneses y ha tenido una acogida fantástica.

- Que dos jugadores del Eibar como Inui y Dmitrovic estén en el Mundial es otro hito...

- Es importantísimo. A veces no le damos trascendencia a este tipo de cosas, pero son logros muy importantes para la historia del Eibar. Tenemos que estar muy orgullosos.

- Sigue quedando pendiente el convenio con la Real ¿Tiene arreglo?

- No sé si lo tiene. Llevamos dos años sin llegar a un acuerdo.

- ¿El hecho de ser el primer equipo vasco cambia mucho las cosas?

- Es un orgullo y ojalá se repita en años sucesivos, pero lo que está claro es que ambos competimos en la misma competición y debemos tratarnos de igual a igual.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos