S.D. Eibar

Los accionistas del Eibar respaldan por amplia mayoría las peticiones del Consejo

El Consejo del Eibar, con Amaia Gorostiza al frente, durante la Junta General de Accionistas de ayer. /MORQUECHO
El Consejo del Eibar, con Amaia Gorostiza al frente, durante la Junta General de Accionistas de ayer. / MORQUECHO

Ni las cuentas ni la modificación de los estatutos generaron la menor discusión en la Junta más plácida

LETIZIA GÓMEZ

El ‘maremagnum’ que rodeó al Eibar desde la llegada al cargo de Amaia Gorostiza tras la salida de Alex Aranzabal y la posterior elección de la mandataria tras imponerse con holgura en los primeros comicios celebrados en 77 años de historia han dado paso a una calma casi inaudita. Y en esos términos se desarrolló la Junta de Accionistas celebrada ayer en el Coliseo, en la que los presentes dieron su apoyo mayoritario a todas las propuestas presentadas por el Consejo de Administración.

Todos los puntos sometidos a votación, incluidos los que hacían referencia a los cambios estatutarios, fueron aprobados prácticamente por el total del accionariado presente y, por no haber, no hubo ni siquiera problemas reseñables con los dispositivos electrónicos puestos a disposición de los presentes para llevar a cabo las votaciones. Tampoco nadie estimó necesario intervenir en los turnos habilitados para ruegos y preguntas dentro de esos puntos de votación, por lo que lo que se antojaba como una votación farragosa y lenta transcurrió con relativa rapidez.

Preocupaba y mucho la posibilidad de que la baja asistencia a la asamblea pudiera impedir la votación tanto de la refundición estatutaria como del reglamento de la Junta, toda vez que el reglamento estabece que se debía alcanzar un mínimo del 25%. Finalmente el quorum alcanzó el 29’32% (2.522 acciones presentes y 11.024 acciones representadas, para un total de 152 accionistas), por lo que tampoco hubo sobresaltos que lamentar en ese sentido.

Todos los puntos que se tuvieron que votar individualmente recibieron un respaldo superior al 93%.

Ni siquiera hubo reparos a la hora de conceder al Consejo de Administración la potestad de aprobar los presupuestos sin tener que recibir la aprobación expresa de la Junta. Dentro de su alocución, el vicepresidente Jon Ander Ulazia se afanó especialmente en explicar la necesidad del cambio, que se adapta así a la nueva normativa de la ley de Sociedades de capital, que sustituye a la antigua que regía las sociedades anónimas.

Todos y cada uno de los planteamientos tuvieron vía libre por parte de los presentes, que lógicamente tampoco se opusieron a dar su visto bueno a las cuentas presentadas. 12.858 acciones, un 94%, aprobaron el resultado del ejercicio 16/17, que se cerró con un beneficio de once millones; mientras que los 43,5 millones previstos para este año, todo un récord para la entidad, recibieron el respaldo de 12.753 acciones.

El sosiego también se dejó sentir en el turno de ruegos y preguntas, habitualmente aprovechado por los accionistas para hacer públicas sus principales quejas o dudas, pero apenas hubo cuatro intervenciones que tuvieron su correspondiente respuesta para poner fin a una de las Juntas más tranquilas que se recuerdan.

«Hay que disfrutar del sueño, pero sabiendo que todo tiene fin»

Amaia Gorostiza quiso inaugurar la Junta de Accionistas recordando la lección de «transparencia y convivencia» que la entidad dio en las pasadas elecciones y aseguró que la unidad y la estabilidad que nació de aquellos comicios es la que ha permitido que el equipo haya «sabido recomponerse a un inicio complicado» y que vuelva a ser el «Eibar competitivo que todos deseamos». Insiste en que tanto ella como su equipo de consejeros siguen esforzándose «para que el sueño de jugar en la mejor liga del mundo perdure y para seguir haciendo crecer el club no solo aquí, sino también fuera de nuestros límites».

Pero pese a que la entidad vive «la mejor situación de su historia en lo deportivo, económica y social», quiso recordar que «todo tiene un fin y por eso debemos disfrutar, pero también estar preparados para cuando lleguen las dificultades. Soñar con tocar las estrellas, pero con los pies en el suelo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos