SD Eibar

El Eibar, sin urgencias, pero con el ánimo de volver a ganar

Paulo Oliveira, Anaitz Arbilla, Cote y Diop, durante un entrenamiento de esta semana en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO
Paulo Oliveira, Anaitz Arbilla, Cote y Diop, durante un entrenamiento de esta semana en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO

El Eibar afronta el derbi ante un Alavés aliviado con la necesidad de acabar con su mala racha de resultados

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Ipurua se despide hoy de los derbis vascos de esta temporada con el deseo de ver al Eibar reencontrarse con la victoria ante el Alavés después de cinco partidos consecutivos sin ganar que le han descabalgado de la pelea por Europa. Los azulgranas llegan a esta cita con la moral maltrecha tras el zarandeo sufrido a manos del Betis en Sevilla, mientras que los vitorianos respiran aliviados tras un triunfo ante el Getafe que les ha reportado la salvación de manera virtual.

Este duelo de una rivalidad máxima que se remonta a sus numerosos encuentros en la categoría de plaza, no tiene las urgencias que sí se sintieron en el choque de la primera vuelta en Mendizorroza, pero al menos el conjunto azulgrana se lo toma como la ocasión propicia para sobreponerse y recuperar confianza para luchar por no caer por debajo de la décima plaza.

La palabra Europa ha desaparecido por completo del vocabulario de los armeros, cuyo principal empeño es igualar o acercarse lo más posible a los 54 puntos que el año pasado le reportaron su mejor clasificación de la historia en esta categoría. Pero hasta eso va a ser harto complicado de conseguir porque tendría que ganar cinco de los siete partidos que restan para la conclusión.

La ilusión por ver al Eibar en una competición europea se ha diluido, pero José Luis Mendilibar está empeñado en lograr que su equipo dé el mayor rendimiento posible de aquí hasta el final, pese a que los resultados no sean los únicos golpes morales que ha recibido últimamente.

La pérdida de Charles por la rotura de dos costillas ante la Real y la confirmación de que la lesión de Sergi Enrich ha resultado ser más grave de lo que se pensó tras ser operado del menisco nada más comenzar la segunda vuelta, han dejado al equipo con Kike García como único delantero y varios efectivos de la línea ofensiva aún cogiendo ritmo tras dejar atrás diversas dolencias.

De ahí que, al igual que ocurriera en el anterior choque ante el Betis, el de Zaldibar haya incluido en la convocatoria al joven del filial Francesc Regis, que en esta ocasión podría tener más opciones de debutar y poder ofrecer así un pequeño descanso al ariete conquense, que prácticamente lo ha jugado todo desde que el balear cayó víctima del mal de ojo que ha sufrido el Eibar en lo que a lesiones se refiere.

Todo apunta a que el preparador vizcaíno repetirá el once que dibujó en Sevilla, con Pedro León y Orellana escorados en las bandas y Joan Jordán como enlace entre la medular y la punta de ataque. Sin embargo, tampoco es descartable que sea el chileno el que ocupe esa posición y deje la banda izquierda bien para Inui, que apura sus últimos partidos en el Eibar, o bien con Iván Alejo, que representa el futuro.

Con los deberes hechos, el Eibar quiere que Ipurua vuelva a vibrar con el juego alegre de su equipo y unos goles que se han resistido en las dos últimas jornadas y que se han hecho muy de rogar desde que los armeros le endosaron una manita al Sevilla en la tercera jornada de esta segunda fase de la competición. Desde entonces solo ha sumado cinco más, mientras que ha recibido once, por lo que mantener la portería vacía y tratar de aprovechar las oportunidades que se generen serán las dos principales premisas frente a los babazorros.

Habrá ambiente de derbi, porque está prevista la llegada de numerosos seguidores alaveses, y también habrá un hueco importante para las emociones con el recuerdo que se le tributará a la pareja vitoriana que falleció tras ser arrastrada por una ola en el espigón de Deba el pasado 3 de enero.

Mostrará un ambiente de derbi y el equipo debe estar a la altura de una afición que no quiere que los suyos terminen la Liga dejándose llevar, toda vez que han cumplido el objetivo más importante, que no es otro que el de la permanencia.

Cierto es que Mendilibar tendrá sus dificultades a la hora de jugar como a él le gusta, habida cuenta de la plaga de lesiones que afecta a los hombres de arriba.

Tranquilidad albiazul

Aunque los vitorianos no tienen la salvación asegurada de forma matemática, los doce puntos que conservan con los puestos de descenso provocan que tengan el objetivo a tiro y, virtualmente, se puedan seguir considerando equipo de Primera. Una tranquilidad que contrasta con la agonía padecida durante gran parte de la competición y que le convierte en un rival, si cabe, más peligroso.

El triunfo obtenido en Getafe les ha dado alas y nadie duda de que pondrán todo su empeño en lograr ganar por primera vez en Ipurua, ya que en la anterior ocasión en la que se enfrentaron, el marcador no llegó a moverse.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos